Durante esta tertulia se analizaron las distintas coyunturas referente a los "actos pecaminosos" y la tributación
Durante esta tertulia se analizaron las distintas coyunturas referente a los "actos pecaminosos" y la tributación. - Foto: UNIVERSIDAD DE LOS ANDES

macroeconomía

Universidad de Los Andes realizó tertulia ‘Sexo, droga y tributación: una reflexión seria sobre los impuestos al pecado’

Distintos ponentes dieron su punto de vista respecto al tema de los impuestos y la tributación a los llamados actos pecaminosos, un tópico que es de gran debate debido a las nuevas reformas que pretende llevar a cabo el actual gobierno.

En la tarde de este 18 de enero, la Universidad de los Andes realizó vía streaming, a través de su canal de YouTube, la tertulia ‘Sexo, droga y tributación: una reflexión seria sobre los impuestos al pecado’, un espacio organizado por estudiantes de la especialización y la maestría de tributación en Bogotá.

Esta contó con la presencia de César Cermeño como moderador, director de los programas previamente mencionados, Daniel Monroy, miembro directivo de la Asociación Latinoamericana de Derecho y Economía (ALACOE), Catalina Hoyos, socia de Godoy y Hoyos, y Eduardo Cubides, subdirector para el impulso de la formalización tributaria (DIAN), donde cada uno dio su punto de vista y enfoque respecto al tema.

Cannabis medicinal: se incluyó en la lista de medicamentos cubiertos con recursos públicos
La cannabis y su legalización es uno de los mayores debates hoy en Colombia. - Foto: Getty Images

Esta es una coyuntura que ha existido a nivel mundial desde hace mucho tiempo en la historia, como lo expresó Monroy situándose en el contexto de Roma hace más de 2.000 años, donde trataban al opio como una sustancia estupefaciente que tuvo que acabar siendo regulada tanto en su uso, como en su costo, por miedo a que existieran falsificaciones mal intencionadas de la misma.

Cubides así mismo aprovechó para trasladar un contexto similar a la sociedad colombiana donde se llegó a expedir la prohibición de la chicha, debido a la facilidad que poseía la misma para ser adulterada, situación que fue también sustentada por Hoyos, quien dio un ligero repaso por el ambiente regulatorio que posee Colombia respecto a los llamados “actos pecaminosos” tanto en sus leyes, como en sus códigos penales, teniendo en cuenta consumo de drogas, prostitución y manejo de distintas sustancias estupefacientes.

Sin embargo, dados estos contextos, durante la tertulia, los ponentes explicaron que es de gran dificultad regular y dictar impuestos a elementos cuyas industrias son clandestinas e ilegales, por lo que la coyuntura actual en el país referida al consumo recreativo de cannabis, es de gran repercusión.

Actualmente existe una legalización en el territorio nacional de esta sustancia para su uso medicinal, sin embargo, el recaudo tributario por parte de esta ha sido de 2,8 millones de pesos en el año 2018, 146 millones para el año 2019 y 970 millones para el año 2020, proyectando a que en el año 2025 la cifra será de 1,35 billones de pesos.

Las cifras del recaudo van en aumento, más, sin embargo, se consideran bajas si se comparan con las recibidas por otras sustancias y sus impuestos al consumo tales como: 2,4 billones de pesos por cerveza, 2,1 billones de pesos por licores y 1,3 billones por cigarrillos, según datos recolectados en el año 2021 y expuestos durante la tertulia, por lo que se comprendería que el grueso de la industria se recoge en el uso recreativo de la misma.

Plan contra los cigarrillos de contrabando
Los cigarrillos continúan siendo de las sustancias que mayor recaudo tributario generan. - Foto: Getty

Un precedente similar referente a actos pecaminosos, es la regulación a la industria de modelos webcam que realizan contenido para internet, no obstante referente a este tema, aún existen ciertas ambigüedades en las leyes de la nación, siendo una actividad a la que solo se le realiza una retención a la fuente.

En Colombia se produce la necesidad de estar cada vez más actualizados referente a estos temas con el objetivo de poder generar regulaciones a buen tiempo, y evitar daños a la población, como lo fue causado a finales del año pasado por la proliferación de algunos licores adulterados que acabaron ocasionando la muerte de algunos jóvenes.

De la misma forma, se explicó durante la tertulia que a las entidades tributarias les conviene sacar al menos un mínimo de estas sustancias de vicio, puesto que según antecedentes, estos impuestos no conllevan a una disminución significante de su consumo, como lo es en el caso del cigarrillo el cual al aumentar el 10 % de su costo, solo produjo un descenso en 3 %, por lo que imponer los impuestos es una forma de sacar partido a esta situación, y con este recaudo poder generar mejores condiciones para los consumidores de las mismas.

Con el paso del tiempo el gobierno colombiano tendrá que analizar y generar medidas que se enfoquen no solo en cannabis, sino también a distintas sustancias que se van produciendo con el tiempo como lo son los denominados “vapeadores”, con el condicionamiento de que aun en muchas zonas del territorio no existe infraestructura ni recursos para especializar el gravado de impuestos en esta clase de servicios y actividades.