Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/1/1994 12:00:00 AM

ABAJO CLINTON

ABAJO CLINTON ABAJO CLINTON
COMO EL MISMO ADvirtió la semana pasada, pocos presidentes de Estados Unidos han sido tan vituperados como Bill Clinton y su esposa Hillary. Diversas organizaciones de derecha, y sobre todo de fundamentalistas cristianos han orquestado una impresionante andanada que va más allá de sus políticas y se detienen en los detalles menos presentables de la vida de la pareja presidencial. A Clinton no lo bajan de "fumador de marihuana que no fue a Vietnam", "amante de los homosexuales", "anticristiano", "asesino de niños", y a su esposa la llaman "feminazi" y llegan a cuestionar sus preferencias sexuales.
Se trata de una campaña liderada por varios medios de comunicación, como el del clérigo Pat Robertson, quien sostiene que la muerte del asesor presidencial Vincent Foster, no fue suicidio sino un asesinato ordenado por Clinton. Los ayudantes de éste sostienen que la campaña no ha logrado afectar al presidente, pero con el auge de los medios electrónicos de comunicación las diatribas podrían sentar un precedente insólito.-


EDICIÓN 1929

PORTADA

EE.UU y Colombia: con amigos así...

La injerencia del Tío Sam está comenzando a preocupar a algunos y a incomodar a otros. Desde hace mucho tiempo no había tantas decisiones tan estructurales bajo la lupa de Estados Unidos.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1929

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.