Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/15/1992 12:00:00 AM

SEGUIR ESPIANDO

SEGUIR ESPIANDO SEGUIR ESPIANDO
LOS PERIODISTAS DEL diario De Standard de Bruselas no lo podían creer. El 10 de abril el consejo de redacción fue interrumpido por policías que se llevaron a Guido Kindt, el especialista en temas aeroespaciales. La acusación: espiar a favor de Rusia. El arresto de Kindt dio lugar al desmonte de una red de espías con ramificaciones en varios países de Europa, y se convirtió en la confirmación de que el final de la guerra fría no dejó a los espías sin trabajo. Según revelaron las autoridades Kindt, de 57 años, comenzó a pasar información a los soviéticos en 1967, tras ser abordado en una conferencia internacional sobre temas aeronáuticos. Lo que ha causado revuelo es que Kindt confesó que después de la disolución de la Unión Soviética, había seguido trabajando para la Rusia de Boris Yeltsin y que una de sus últimas entregas de información se refirió a un sistema de comunicaciones en batalla usado por los ejércitos de Estados Unidos, Francia y Bélgica. La cancillería belga ya protestó sobre el hecho, pero Moscú no ha contestado. La única reacción provino del jefe de prensa de la cancillería rusa, quien dijo que "el espionaje industrial se practica en todas partes como lo más normal del mundo".

EDICIÓN 1937

PORTADA

La tragedia de Helena

Hay conmoción en la alta sociedad por la muerte de Helena Laserna, una joven en situación de discapacidad descendiente de una importante dinastía del país. Su madre y su padrastro están en la cárcel como presuntos responsables de esta tragedia. Una tercera captura se sumó a esta historia macabra de poder, dinero y locura.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1937

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.