Sigue el temblor


En parte como consecuencia del nerviosismo que generaron las declaraciones del Ministro de Hacienda en torno al incumplimiento de la meta de déficit pactada con el Fondo Monetario Internacional para este año, el dólar repuntó fuertemente la semana pasada y batió un récord histórico al sobrepasar los 2.700 pesos el miércoles. Esta volatilidad de la divisa, además, parece estarse trasladando paulatinamente hacia el mercado de deuda pública. De un mes para acá, cada vez que sube el dólar, suben las tasas de interés y baja el precio de los TES o títulos de deuda interna del gobierno. Esta tendencia podría dificultar la recuperación del mercado de los TES que, pese a las medidas anunciadas por el gobierno y los bancos, no ha terminado de levantar cabeza.