Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/8/1993 12:00:00 AM

VIOLADORES DE TUMBAS

VIOLADORES DE TUMBAS VIOLADORES DE TUMBAS
EN GHANA NO HAY seguridad ni siquiera en el interior del sepulcro. La profanación de tumbas siempre ha sido un problema en ese país, pero en los últimos tiempos se ha recrudecido. Esa costumbre tiene dos razones. Por una parte, durante años ha existido la creencia de que los muertos deben ser enterrados con algo de valor, para que les paguen a los hombres que les acompañan en el camino hacia el paraíso. Por la otra, existe el robo de cadáveres o partes de los mismos para realizar rituales de magia. Las investigaciones oficiales muestran que algunas partes del cuerpo, como el cráneo, las costillas y los huesos de la muñeca, son las que tienen mejores cualidades "para hacer a la gente rica y poderosa". En el último mes se violaron 300 tumbas.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Se cumplen 30 años del Concierto de Conciertos

    close
  • La respuestas a la tala de árboles

    close
  • Hay que aprender a comer

    close
  • Rodrigo Pardo analiza la encuesta de Invamer

    close
  • "El mundo cambió. Hoy se requiere mayor flexibilidad en las normas laborales"

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.