opinión

GUILLERMO VALENCIA
Guillermo Valencia, columnista de Dinero - Foto: Dinero

Despertando del realismo mágico de los mercados I

Así como al principio de 1900 la civilización europea vivían su Belle Époque, los occidentales de hoy creen que esta es una era de abundancia.


Por: Guillermo Valencia

La utopía de la era de la abundancia.

Las promesas de comienzo del milenio se están desvaneciendo. La década del 2000 prometió ser el comienzo de una línea de progreso sin límites. La ‘tierra plana’ de Thomas Friedman, en la que Internet y la globalización garantizarían la difusión de la democracia y el progreso no está ocurriendo.

Tampoco ocurre la era exponencial de la inteligencia artificial, en la que Ray Kurzweil vaticina que para 2050 un computador del precio de un refrigerador tendrá más capacidad de procesamiento que toda la humanidad.

Así como al principio del año 1900 la civilización europea pensaba que estaba en la Belle Époque, los occidentales de hoy creen que viven en una era de abundancia.

Irónicamente, si bien existe una abundancia de bienes, servicios, energía e información, también hay una gran de escasez de productividad.

Sin productividad, la única forma de hacer creíble esa promesa es a través de la deuda. En 2020, las promesas incumplidas de la era de la abundancia alcanzaron los 250 trillones de dólares.

Hoy, un nuevo falso paradigma está naciendo. Se trata de la era de la escasez, el oscurantismo representado en la ‘teoría del decrecimiento’. En la próxima entrega abordaremos esta falsa creencia.