Home

Opinión

Artículo

opinión

GUILLERMO VALENCIA
Guillermo Valencia, columnista de Dinero - Foto: Dinero

Dólar: ¿sí o no?, la decisión más importante para un latinoamericano

Invertir no consiste en hallar el activo que dará mayor rentabilidad, sino en evitar aquel que me podría crear una pérdida catastrófica por varios años.

Por: Guillermo Valencia

Seleccionar es más importante que diversificar. Invertir no consiste en saber cuál es el activo que me dará mayor rentabilidad, sino de evitar lo que puede causarme una pérdida catastrófica por varios años. Por ello, tener mis ahorros en una moneda de reserva, como el dólar, es la decisión clave.

Diversificar es una heurística muy útil para los optimistas indefinidos. Piensan que cada día es mejor, pero no saben por qué. Diversificar fue la mejor manera de invertir en un mundo globalizado, en el cual el progreso y la democracia se difundieron desde 1989 hasta 2008.

De la misma manera, fue una oportunidad sin precedentes para las monedas latinoamericanas en el periodo 2000 a 2010. Durante esa década, China tuvo una demanda voraz por materias primas, que veían de la región, mientras que las tasas de interés en Estados Unidos permanecían supremamente bajas.

¡Ninguna de estas condiciones existe hoy! Desde 2020 el futuro no es indefinido. Existe una nueva guerra fría entre Estados Unidos y China. Se trata de una competencia por la moneda que domine el comercio internacional (moneda de reserva), materias primas claves, control de las cadenas de suministro y tecnología.

Vivimos un escenario contrario al cual creó un mercado al alza en las monedas latinoamericanas. La economía china se está desacelerando y el costo del capital es alto.

En un escenario así, seleccionar es más importante que diversificar. Invertir en este contexto no consiste en hallar el activo que me dará mayor rentabilidad, sino en evitar aquel que me podría generar una pérdida catastrófica por varios años.

Evitar la decisión que nos saca del juego

Las monedas latinoamericanas tienen una gran fragilidad. Se trata de la devaluación frente al dólar, que hemos visto durante este año. En el caso del peso colombiano, sus movimientos extremos podrían ser persistentes.

Por ello, no es cuestión de optimismo o pesimismo, sino de que carecemos de una moneda de reserva.

Se aprecia con claridad que la distribución de probabilidad del dólar contra el peso es extrema, lo que nos indica que es mucho más probable que se fortalezca el dólar a que lo haga el peso colombiano.

El primer paso es construir un ahorro en las monedas de reserva dominantes. A partir de este punto es posible pensar en diversificación.

Grandes inversionistas como Warren Buffett como David F. Swensen parten de un portafolio denominado en dólares. Tal vez ese sea uno de los factores clave de su éxito.