opinión

Alejandra Carvajal, columnista
Alejandra Carvajal, columnista - Foto: Foto suministrada por la columnista a SEMANA

¿Es ómicron una verdadera amenaza?

Si bien esta variante genera preocupación, son más las buenas noticias que malas.


Por: Alejandra Carvajal

El Black Friday es considerado una de las jornadas más icónicas del comercio mundial, pues las utilidades que deja a los empresarios año tras año son monumentales. Luego de la crisis económica ocasionada por la pandemia, fechas como esta fomentan la reactivación. Sin embargo, esta se vio empañada este viernes por la Organización Mundial de la Salud luego de comunicar al mundo la existencia de una nueva variante de la covid, considerada de preocupación.

Ómicron puso a temblar no solo a los mercados, que tuvieron unas pérdidas significativas el viernes, sino también a los gobiernos, que empiezan a tomar medidas desesperadas por la nueva cepa. Japón, Marruecos e Israel decidieron cerrar sus fronteras a ciudadanos extranjeros, mientras que Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea han decidido endurecer los controles a viajeros provenientes de otros países.

Mientras se restringe la libertad de circulación en varios países a los ciudadanos sudafricanos y a los de naciones vecinas, se debe reconocer que la culpabilidad real de la mutación del virus, así como de la rapidez con la que se está diseminando el contagio, es principalmente de los países desarrollados, que acapararon las vacunas. Tan sólo el 5% de la población de Africa se encuentra vacunada, lo que es equivalente a un pequeño puñado de los mil millones de habitantes que tiene este continente. No debe ser entonces sorprendente que variantes como ómicron surjan allí, teniendo en cuenta que sus ciudadanos todavía no han podido ser inmunizados.

Aún no se sabe qué tan grave pueda ser esta variante, lo cierto es que hasta ahora ha demostrado ser más contagiosa que delta. Al parecer ómicron es resistente a las vacunas, diseñadas para detener la cepa inicial de Wuhan y no a variantes como esta.

La buena noticia es que hasta ahora los síntomas generados por ómicron parecen ser leves, e incluso el porcentaje de asintomáticos es bastante alto. Angelique Coetze, médica que descubrió esta cepa y presidenta de la Asociación Médica de Sudáfrica, ha manifestado que hasta el momento allí, donde está el epicentro de la enfermedad, no se ha hospitalizado a nadie por cuenta de esta versión de la covid-19.

Ayer el Reino Unido convocó a reunión de urgencia del G7, debido a la posible alta peligrosidad de ómicron y a la incertidumbre que genera. Por ahora el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha manifestado a la opinión pública que no retomará el esquema de cuarentenas, política que muy seguramente seguirán otros países.

De acuerdo a economistas y expertos internacionales, lo más seguro es que ómicron no afecte gravemente a la economía, en especial porque existen las vacunas, y a pesar de que las que hay disponibles no generen la inmunidad suficiente contra esta variable, laboratorios como Pfizer y Moderna ya tienen listo un plan de acción para desarrollar una fórmula contra esta nueva cepa en el menor tiempo posible.

En conclusión, ómicron no ha mostrado ser una variante letal, los mercados a pesar de que cayeron el viernes empiezan a mostrarse optimistas, el mundo hoy por hoy tiene como defenderse de esta amenaza. Surgen dudas sobre la recuperación económica, cuyas perspectivas positivas se ven empañadas por esta nueva variante. De acuerdo a la evidencia recaudada, son más las noticias buenas que las malas y tenemos como defendernos de ómicron.

Entre tanto hay que seguirnos vacunando, es este el único remedio existente.