Home

Opinión

Artículo

opinión

Claudia Varela
Claudia Varela - Foto: SEMANA

Hablando de generaciones

Cada una de las generaciones tiene lo suyo y grandes cosas para aportar a un equipo de alto desempeño.

Por: Claudia Varela

Super importante hoy que entendamos los comportamientos de las diferentes generaciones. No solo para que nos fluya más la vida sino porque hoy puede haber tres generaciones trabajando juntas.

Los millennial y centennial, son unos absolutos convencidos de que las experiencias son lo que más les suma a sus propias existencias. Pero no solo eso, por razones basadas en la educación que sus padres les han impartido están convencidos de que todo lo pueden lograr. Pareciera que están mas convencidos de sus derechos que de sus deberes.

Esta conducta puede verse un poco caprichosa y por supuesto la tolerancia a la frustración es mas baja ya que ellos no vinieron al mundo como sus padres y abuelos a “aguantar” a “sufrirla” sino mas bien a entender que la vida es ahora, que el momento es ya y que el compromiso es consigo mismo y el universo, pero no necesariamente con corporaciones o empresas. Esto no implica que no se comprometan o que no le metan ganas a lo que quieren, pero hay que saber leerlos.

La generación X nacida entre 1964 y 1980 no entiende muy bien por qué ellos no son tan adictos al trabajo, por qué quieren trabajar con horarios flexibles y por qué rotan tanto en las empresas. En una investigación hecha por Gallup en 2022 se encuentra que el 79 % de los empleados del mundo tienen bajo compromiso, quizás en parte sea por que no entendemos las motivaciones reales de las nuevas generaciones.

De alguna manera, los más jóvenes, podrían ser incomprendidos. Pero de alguna forma todos en nuestra juventud fuimos incomprendidos. Así que la verdad el tema no es tan sorprendente, pero sí es importante entender cómo podemos enganchar y comprometer a los más jóvenes para que se queden en las organizaciones y no estén dando tumbos en diferentes compañías por un mejor sueldo.

La pregunta no es solo retórica. Hace unos días tuve una conversación con alguien del mundo de la tecnología donde evidenciaba que los chicos que necesitaban por montones son estos muy geek , expertos en redes, data mining, análisis de data global, entre otros. Tanto que para llevarlos de un lado a otro les están doblando y hasta triplicando el salario.

Esto es un caso puntual. Pero la gente que se mueve solo por salario seguirá moviéndose con un alma algo mercenaria a otras empresas de manera infinita, hasta que no haya quien pague.

Se trata entonces de entender otras cosas que hoy se valoran más por los más jóvenes como la calidad de vida, los horarios, los beneficios, la posibilidad de aprender. Ya muy pocos le vende el alma a una empresa si no está acorde con el propósito individual. O al menos las nuevas generaciones no.

¿Cómo volverse sexy para un millenial? Creo que lo primero es escuchándolos. Entender bien si su ciclo es corto, por ejemplo. He trabajado con varios que tienen claro que van a durar poco en la empresa, pero que van a dar todo lo que pueden mientras estén ahí. Es válido también.

¿Qué variables les gustan a los millenial? La posibilidad de llevar a sus mascotas a la oficina, la oportunidad de tener horario flexible y trabajar desde casa (hoy más que nunca esa variable es vital para generar compromiso), el involucrarlos en proyectos donde puedan aprender y generar valor, viajar y el conocimiento.

También los voluntariados y el activismo, aportarle valor al universo, para ellos, es importante. Pregúntales cuál es su propósito. Y si eres millenial pregúntales a los mayores qué les apasiona.

Cada una de las generaciones tiene lo suyo y grandes cosas para aportar a un equipo de alto desempeño. Como líderes hay que entender y aprender de gente diferente y genial.

El mundo ya no es jefecéntrico, así que a entender a los demás para lograr mayor influencia y sobre todo para vivir mejor y dejar que los otros vivan mejor.