opinión

Mauricio Botero
Mauricio Botero 6 de Junio 2017 Bogota foto: Esteban Vega La-Rotta Revista Dinero - Foto: Esteban Vega La-Rotta

¡Ojo con el complejo de Adán!


Por: Mauricio Botero Caicedo

El complejo de Adán es el nombre que se le da a las personas o a las organizaciones cuando algún funcionario o grupo de funcionarios descalifica, casi de manerar automática, lo que se ha hecho en el pasado y que por lo tanto, recae en él o ellos fundar desde cero una nueva realidad. Dicho de otra forma, lo que pretenden es hacer un “borrón y cuenta nueva” ya que lo hecho con anterioridad a su llegada, carece de toda validez. Hace unos años, el exministro Carlos Ronderos señalaba en un artículo, “Siempre hay justificaciones para el abrupto cambio de rumbo, la mayoría traídas de los cabellos, pero lo que no entienden esos funcionarios es que el término de un Gobierno es de cuatro años, tiempo en el cual es imposible consolidar cualquier iniciativa...Esta común práctica ha llevado al país a presenciar múltiples bandazos que hacen imposible adelantar políticas de Estado con visión de largo plazo… La razón detrás de esta falta de visión de largo plazo está en la desaparición de partidos políticos como entidades orientadoras de política pública que vayan mas allá de las personalidades. Tenemos partidos, como se ha repetido hasta la saciedad, que no son más que franquicias que se entregan para que el mejor postor logre entrar a un proceso electoral. Cada uno de esos beneficiarios del aval tiene su propia agenda, ajena a la del partido y aun más apartada de los intereses superiores de la nación o la circunscripción para la cual son elegidos.”

En entrevista en El Tiempo el pasado lunes, el exconsejero para la Estabilización y Consolidación para la Paz, Emilo Archila, hace un breve recuento de los logros de la Administración del presidente Duque. “¿Qué balance hace de las inversiones de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial (Pdet)?” le preguntan a Archila, a lo que contesta: “Los Pdet son un ejemplo mágico de gestión pública. Con más de 200.000 representantes de las comunidades, el proceso más participativo de la historia colombiana, se identificaron 33.000 necesidades de los 170 municipios más afectados por la violencia y la pobreza. Para solventarlas se formularon los 16 planes, se crearon las hojas de ruta, se concertaron los Mecanismos Especiales de Consulta, se coordinaron 50 entidades del orden nacional, 20 gobernaciones y 170 alcaldías, la cooperación internacional y el sector privado. Conseguimos recursos y hoy ya tenemos en ejecución, del Presupuesto General de la Nación, $ 4,48 billones comprometidos; recursos de la Agencia de Renovación del Territorio y el FCP por $ 1,3 billones; en Obras por Impuestos, $ 611.433 millones; de Regalías, $ 6,26 billones y por la cooperación internacional, $ 919.536 millones…Los Pdet son de todos y se han aprobado 3.358 proyectos, con una inversión de $ 13,57 billones, que es más que el valor de la primera línea del metro de Bogotá, cero deuda: 113 con recursos de PGN; 2.204 obras de la ART; de los privados mediante Obras por Impuestos, 77; financiadas con Regalías, 565, y por la cooperación internacional, 399. De todas esas ya hemos entregado obras por $5,19 billones y están en ejecución $ 6,65 billones y estructuradas y financiadas, $ 1,69 billones”, contesta el exfuncionario.

Aunque es una costumbre ancestral, no albergo la menor duda que en el gobierno que viene va a aplicarse con especial ahínco el complejo de Adán principalmente para marcar el nuevo ‘Norte’ ideológico. El no continuar con las cosas buenas que han hecho Duque y los gobiernos anteriores puede llegar a tener un inmenso costo para la sociedad en dinero y en tiempo. ¡Ojalá que haya cabezas sensatas que se den cuenta que el complejo de Adán es una pésima política!