Tendencias

Home

Opinión

Artículo

opinión

José Miguel Santamaría Uribe
José Miguel Santamaría Uribe - Foto: SEMANA

Por el empleo nada

Con la reforma laboral, que han dicho que no alcanzará a salir este año, se perderán muchísimos empleos formales.

Por: José Miguel Santamaría

Si hay algo que anotarle al gobierno Petro es que en tan poco tiempo tiene andando muchísimas reformas y leyes que quiere sacar adelante, independientemente si estas son buenas o malas para el país.

Desafortunadamente, ninguna de estas ha tratado o quiere tratar un tema fundamental: la creación de empleo, muy importante en un país en el que bajar la cifra de desempleo a un dígito ha sido prácticamente imposible y en que la informalidad no disminuye, ha estado por los lados del 50 %.

Podría decir más bien que toda esa nueva normatividad que viene en camino en parte hará todo lo contrario, golpeará el empleo formal.

No existe ninguna proposición que hable del primer empleo, de ayudar al emprendimiento o al autoempleo, empleo juvenil, etc. Todo parece indicar que no es un tema relevante para este gobierno. Aquí más se trata de aumentar subsidios para los maleantes y crear nuevas generaciones de sostenidos.

Empecemos por lo que hasta ahora se conoce de la Reforma Tributaria. Está dirigida a conseguir más recursos a cualquier costo. Muchas empresas tendrán que despedir trabajadores para tratar de mantener los márgenes financieros del negocio. Aunque suene feo y discriminatorio, aumentar impuestos a los ricos no genera empleo ni desarrollo. Todo lo contrario, los grandes capitales viajan por el mundo buscando mejores opciones. Hoy Colombia es uno de los países con más alta tributación.

Con la reforma laboral, que han dicho que no alcanzará a salir este año, se perderán muchísimos empleos formales. Volver a tener que pagar recargos por trabajos a partir de las 6:00 p. m. y el aumento de los dominicales harán su parte.

Aunque en Colombia no funciona tan bola bola, me acuerdo cuando ganó la presidencia de Estados Unidos Donald Trump y una de sus primeras normas fue la disminución del impuesto de renta a las empresas para que estas generaran empleo. El resultado fue demasiado exitoso. Ese país tuvo después de muchísimos años pleno empleo, el desempleo estuvo por debajo del 3 %, y adicionalmente las empresas por el dinamismo de la economía terminaron pagando más impuestos que cuando tenían un mayor porcentaje de impuestos. Aquí hacemos todo lo contrario.

La flexibilización del mercado laboral es fundamental para la formalización laboral. Mientras sigamos teniendo legislaciones tan rígidas no llegaremos a ningún Pereira. La creación del empleo por horas es necesaria. Hoy en día las nuevas generaciones no quieren horarios rígidos, necesitan tener su tiempo. Estoy convencido de que el salario por horas, que es exitoso en muchos países, traería muchísimos avances en Colombia también.

Desafortunadamente, estamos en el gobierno del cambio, en el que el trabajador que se despierta temprano y asiste a su trabajo todos los días, en el que el empresario que cumple todas las normas, paga impuestos y genera empleo no es importante ni relevante. Estamos en el gobierno de la paz total, el que quiere entregar impunidad a los malandros, amnistiar a los narcos y dejarles el 10 % de su fortuna mal habida y que sigan viviendo en las comunidades que maltrataron. Estamos en un gobierno que lo único que verdaderamente está cambiando es la escala de valores.