Tendencias

educación

¿Qué han aprendido los docentes de la crisis por el coronavirus?

Varios profesores destacan la flexibilidad que han mostrado las instituciones y las familias para dar continuidad a las clases en la cuarentena.

El coronavirus tomó fuera de base a distintos sectores, entre ellos el educativo, que con un panorama de aislamiento obligatorio debió acelerar la migración hacia la educación virtual. Este es el momento donde rectores y docentes sacan a flote su capacidad de adaptarse a las circunstancias, creando estrategias que les permitan sortear las dificultades y aprender de ellas. 

Varios profesores hablaron acerca de sus aprendizajes durante el tiempo de cuarentena, destacando la flexibilidad que han mostrado tanto instituciones como familias para seguir dando continuidad a las clases. 

"El mejor aprendizaje en la crisis ha sido la intención de mis estudiantes por querer continuar con sus aprendizajes. Pues me han demostrado que, a pesar de las dificultades económicas y sociales que ellos presentan, han querido continuar con su educación”, cuenta Harrison Espitia, docente de la institución educativa Santa Teresa de Pachaquiaro, en Puerto López, Meta.

Por su parte, Richard Maldonado, rector del Instituto Educativo El Libertador, afirma que en una situación como esta se requiere transformar lo que entendemos como ‘aprendizaje’ y el acompañamiento en el aula. 

"Mis maestros han entendido que hay algunas habilidades y aprendizajes que trascienden cualquier situación. Hemos aprendido a trabajar la comunicación, la atención y todo el proceso lecto-escritor, así como el manejo de las nuevas tecnologías de comunicación. Esto nos ha enseñado a que se piense diferente el rol como docente", dice

Dentro de las lecciones también hay espacio para la autocrítica. Olga Suárez, docente de Santa Teresa de Pachaquiaro, señala que esta situación evidenció que debe aprender nuevas herramientas tecnológicas para enseñar: "Debo actualizarme en la parte del uso de las herramientas tecnológicas como el blog, que me permiten mejorar mi diario, para que los niños asimilen con más facilidad las diferentes formas de aprendizaje que hay".

Durante la crisis, algunos profesores han reconsiderado sus métodos de hacer las cosas en el salón de clases. “Mi mejor aprendizaje fue aprender a replantear mi forma de trabajar y cambiar mi estilo de vida a estar más en contacto con la comunidad educativa, resolviendo dudas e inquietudes”, afirma Luz Molina, docente de la misma institución.

No obstante, señalan que de esta situación, la educación virtual no será la única fortalecida, ya que ahora se le dará más valor a una clase magistral con presencia del docente. “Hemos aprendido a valorar cada vez más la importancia del ser humano en todas sus dimensiones y a reconocer la escuela como ‘centro de reunión de la sociedad", concluye Carlos Alberto León, rector de la Santa Teresa de Pachaquiaro.

*En Alianza con la Educación que nos une.