opinión

“La situación de salud mental es crítica”

Según el psicólogo Miguel de Zubiría, tanto los papás como los hijos están viviendo una crisis de ansiedad debido al encierro. Las consecuencias perdurarían hasta seis años.


Sobre el impacto para los papas de convivir con sus hijos y ser maestros de ellos por casi dos meses, hay un estudio reciente hecho con el apoyo del Colegio Imperial de Londres con una muestra de 3.549 personas, realizado entre el 8 y el 20 de abril. En el se confirman muchas cosas: lo primero es que 75 por ciento de las personas reportan alteraciones de salud mental desde leves hasta muy graves. 

Ese mismo estudio plantea algo que hemos visto hace ya 15 años y es que en estas ocasiones de crisis una de cada 3 personas aproximadamente resiste, pero con problemas, estrés, tensiones, mientras que una de cada 3 acepta. Estas ultimas son personas de 49 años y en su mayoría hombres. Miremos detenidamente al porcentaje de los que sufre y que tiene ansiedad y depresión: si a estos problemas les sumamos un hijo que puede estar en una condición similar de sufrimiento, de malestar, de ansiedad o depresión, la crisis para ese papá o mamá escala a un rango mucho mayor. 

De por si tener ansiedad y depresión ya es delicado, pero convivir con una persona que pasa por lo mismo -y mucho más si es un hijo- crea una situación mucho peor.

Si a esto le sumamos que estos papás que están sufriendo tiene actualmente problemas laborales y que un grupo gigante de ellos viven en espacios muy pequeños (un par de cuartos) donde no hay lugar para hacer ejercicios y la cocina es parte de la sala y a esas personas se les suman las tareas nuevas de ser profesores de sus hijos tenemos una formula perfecta para un colapso psicológico. 

Eso puede sonar un poco fuerte pero ya existen 24 estudios internacionales que se han realizado en 10 países que han pasado en años anteriores por epidemias similares a estas y todos concluyen que por lo menos entre un tercio a 45 por ciento de las personas desarrollan problemas de estrés, trastorno de ansiedad o claramente depresivos. Y lo peor no es eso, sino que estos problemas de salud mental no desaparecen cuando termine o se atenúe la cuarentena.  Por el contrario, en los casos estudiados han durado de 3 a 6 años.

Si le agregamos a esos ingredientes que cuando hablamos de papas no son papás, sino que según un dato del DANE 47 por ciento de los niños viven con sus mamás, la situación se torna insoportable. 

Los psicólogos y orientadores de colegios están desbordados por la situación de salud mental. Es una realidad critica y muchos nos dicen que trabajan de 7 a 5 de la tarde sin pausa porque los problemas para los muchachos y sus familias han crecido exponencialmente. Como psicólogos tiene entre 500 y hasta 1.000 estudiantes. El problema de salud mental es muy serio. Tanto que hay que ver como atendery apoyar a los psicólogos y orientadores. 

Quiero insistir en una idea que es un poco triste y es que a los papás nadie les consulta nada, nunca en la entrevistas los consideran y tristemente nos han dicho algunos de ellos que esa podría ser la peor profesión que existe en este momento.