primera infancia

Jardines infantiles, sin Dios ni ley

Estos establecimiento no cuentan con una reglamentación nacional. Semana Educación y Revista Dinero explican cuále es la realidad que define su funcionamiento.


Las trasformaciones sociales que ha experimentado Colombia en las últimas décadas, con más mujeres en el mercado laboral, han llevado a nueva valoración de la primera infancia. Esta etapa de la vida se considera hoy uno de los momentos más importantes en el desarrollo del ser humano, lo que a su vez, ha convertido a los jardines infantiles en espacios claves para la sociedad.

Sin embargo, Colombia no cuenta con una legislación que regule formalmente los jardines, aunque el Plan Nacional de Desarrollo lo establece como prioritario.

En el Ministerio de Educación están trabajando en dicha reglamentación, pero esta iniciativa aún no tiene fecha, lo que hace que no existan herramientas para hacer seguimiento y control de la educación inicial, en particular, de la prestada por el sector privado.

“Tenemos problemas con las licencias que se expiden, no hay control. Es un mercado altamente informal”, indicó Víctor Saavedra, viceministro de Educación preescolar, básica y media.

La meta, en adelante, es ordenar este sector para asegurar su calidad.