ÚLTIMA HORA flecha derecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 5/16/2020 2:22:00 AM

Una mamá en apuros en tiempos de telestudio

La comunicadora social Jessica Villamil estudia, teletrabaja y está al tanto de las clases virtuales de su hijo, un pequeño de seis años que cursa grado primero.

Una mamá en apuros en tiempos de telestudio Los días de telestudio de Nicolás Tejada, de seis años, han sido maratónicos para su mamá Foto: Cortesía

Los días de telestudio de Nicolás Tejada, de seis años, han sido maratónicos para su mamá, Jessica Villamil, una comunicadora social caleña y madre soltera, quien además de atender el colegio de su hijo, teletrabaja, estudia y se opcupa del hogar. 

Sus días comienzan a las 5:30 de la mañana, dos horas antes de la primera clase de Nicolás, estudiante de primer grado en el colegio Hispanoamericano en Cali. En ese espacio de tiempo, se bañan, desayunan y alistan parte de los elementos que utilizarán durante la jornada. Mientras el niño está frente al computador, Jessica monitorea las sesiones virtuales del Concejo de Cali, lugar donde trabaja. 

Toma nota atenta, pero sin descuidar a Nicolás. Regularmente siempre hay problemas con el micrófono, la cámara o cualquier otra cosa, por eso debe acompañarlo en las sesiones que finalizan pasado el mediodía. Durante ese tiempo, Jessica se las ingenia para preparar el almuerzo. 

“La carga de tareas en la primera semana fue muy alta. Casi todo el día nos pasábamos en esas”, cuenta Jessica. Para bajar un poco la intensidad y ahorrar tiempo, compró una impresora. Con eso, se evitaban trasladar al cuaderno los ejercicios dejados en la página. 

El proceso fue complejo. Algunas cosas, como grabar a su hijo recitando frases en inglés, fueron sencillas, pero otras le han resultado un dolor de cabeza. “En las tardes yo le digo: listo, Nico, me voy. Y no es que yo me vaya para ningún lado, sino que es para que él entienda que me desconecto por unas horas. Es como si no estuviera”. 

Su trabajo consiste en registrar lo dicho por un concejal durante las plenarias y luego realizar y difundir boletines de prensa, así como crear puentes comunicativos entre periodistas y el político. Cuando cae la tarde, Jessica ‘regresa’. Es la hora de hacer tareas y sacar un espacio para jugar. Siempre hay que jugar algo en el día.

A Nico le gustan los juegos de mesa. Es su recompensa cuando las tareas están completamente hechas. “Desde que nos levantamos hasta caer otra vez en la cama yo no tengo un segundo libre. El tiempo se me va en preparar desayuno, almuerzo y cena. El estudio y tareas de Nicolás y mi trabajo”. 

Los viernes y sábado la situación es mucho más compleja. En esos días Jessica recibe las clases virtuales de su posgrado. “Esas clases son súper pesadas porque son viernes de 5 a 9 de la noche y sábado todo el día. Esos son sin respiro. Mientras hacen recesos yo voy y sirvo el almuerzo, pero es muy duro”. 

A Nicolás, por su parte, no le disgusta el encierro. Se siente cómodo estudiando a la distancia, viendo a sus profesores a través de una pantalla. Del otro lado, Jessica vive al límite. No hay espacio para el ocio. Su vida en aislamiento es continuo desgaste con jornadas de hasta 15 horas sin parar.

;

EDICIÓN 1986

PORTADA

¡La cosa está dura en la economía!

Los pronósticos de desempleo, pobreza y crecimiento son desalentadores. Será necesario aumentar la deuda y buscar mayor austeridad. Pero a pesar de los esfuerzos del Gobierno, los colombianos van a quedar un poco más pobres.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1986

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall