| 2018/03/08

De alianzas y pactos: así se vive la lucha por curules al Congreso en el Cesar

Este departamento tendría por lo menos un nuevo senador. Si le va bien al Centro Democrático, el Cesar contaría con una tercera curul en la cámara alta. Una alianza entre José Alfredo Gnecco Zuleta y Alfredo ‘Ape’ Cuello Baute está moviendo la balanza.

Elecciones del Congreso en el departamento de Cesar De alianzas y pactos: así se vive la lucha por curules al Congreso en el Cesar Foto: Tomadas de Twitter

Todo indica que el próximo domingo el departamento del Cesar podría elegir tres senadores: uno que repetiría curul, Luis Alfredo Gnecco Zuleta (partido de la U); Didier Lobo, exalcalde de la Jagua de Ibírico (Cambio Radical); y un tercero por el Centro Democrático, Sergio Araujo Castro. O al menos esas son las predicciones de quienes conocen a fondo la arena política de ese departamento.

De ser así, se consolidaría la familia Gnecco como la fuerza política electoral con mayor poder, gracias a periodos consecutivos de gobierno departamental: uno en alianza con el conservador Cristian Moreno Panezo (2008 a 2011), otro a través de Luis Alberto Monsalvo Gnecco (2012 – 2015), y en la actualidad con el gobernador Franco Ovalle, quien, siendo militante del Partido Cambio Radical, se inscribió por el Partido de la U.

Le recomendamos:La génesis de los principales partidos que este domingo se juegan su futuro

Pero si bien Gnecco sería elegido nuevamente, se da también como un hecho que su votación no será la misma, porque los casi 20.000 votos que depositaron por él en La Guajira se los atribuyeron en gran parte al apoyo de Juan Francisco Kiko Gómez Cerchar (primo de los Gnecco). Ese respaldo no se repetirá en esta ocasión porque el hijo del exgobernador, Fernando Gómez Bacci, quien fue jefe de debate de José Alfredo Gnecco en 2014, ahora aspira al senado por Opción Ciudadana.

Distintas fuentes y miembros de campañas consultados por SEMANA afirman que existe una alianza entre José Alfredo Gnecco Zuleta, Partido de la U., y Alfredo ‘Ape’ Cuello Baute, conservador, para apoyarse recíprocamente en un cruce de votos: los aliados de Gnecco votarían a Cámara por Cuello y éste votaría por Gnecco.

La alianza entre estas dos vertientes políticas se debe a la fuerza que tiene cada uno en la burocracia departamental, allí donde tienen cuotas de poder los Gnecco. También en el municipio de Valledeupar, cuyo alcalde fue elegido con el apoyo electoral y financiero de Ape Cuello. Además, también cuentan con poder en la mayoría de los 25 municipios.

Denuncias

Cuando faltan menos de 72 horas para que se abran las urnas para elegir a 102 senadores y 165 representantes a la cámara para el periodo 2018 - 2022, la puja por una curul se pone más difícil en el departamento del Cesar, pues en los días finales han salido a flote denuncias sobre hechos que se habían mantenido en silencio dejando en el ambiente un manto de sospecha sobre los recursos y estrategias de algunos candidatos.

Le sugerimos: Siga aquí toda la información sobre las elecciones de Congreso 2018

El aspirante a la cámara por el partido de la U., Eliécer Salazar, acusó, sin decir el nombre, que un congresista actual de su departamento vendió los cupos indicativos que recibió durante el gobierno Santos, afirmación que hizo en una intervención en el municipio de Chimichagua donde dijo lo siguiente: “A todos los congresistas le asignan cupos indicativos, hay que preguntarle a ese congresista actual que está aspirando otra vez qué hizo los cupos indicativos del Cesar, para donde se los llevó, a quien se los vendió. Por eso mis amigos, el compromiso es grande”.

Los habitantes del departamento del Cesar elegirán el próximo domingo cinco representantes a la cámara. La alianza entre Gnecco y Cuello podría elegir cuatro de los cinco representantes a la cámara. Las cuentas que hacen incluye la elección de dos conservadores (siendo Cuello uno de los elegidos), dos de la U., y un quinto escaño se lo estarían disputando el excandidato a la gobernación Arturo Calderón del Partido Liberal, Eloy Chichi Quintero de Cambio Radical y Jaime González del Centro Democrático, quien aspiró a la alcaldía de Valledeupar en las elecciones anteriores y alcanzó a obtener 45.000 votos.

Al interior de la U existe una batalla campal porque tres de los cinco candidatos son fuertes, pero sólo dos saldrían elegidos. Tienen opciones de llegar el actual representante Cristian Moreno Villamizar, quien fue fórmula de Gnecco en 2014. Éste último  está viendo amenazada su elección, porque de acuerdo con denuncias que ha presentado, los Gneccos y sus aliados estarían ‘comprando’ a sus adversarios ofreciéndoles puestos y dinero para que no voten por él. Los otros dos del partido de la U., que están disputando una curul en la Cámara de Representantes son Eliecer Salazar López y Fawzi Muvdi Anillo, quienes están acompañando a José Alfredo Gnecco en su aspiración a senado y están, a su vez, recibiendo todo el apoyo de parte del clan Gnecco. 

Puede leer: Preste atención: este es el decálogo de los delitos electorales más comunes

En la misma denuncia presentada por Moreno Villamizar se afirma que la gobernación del departamento del Cesar ha venido realizando convenios interadministrativos con alcaldes de los 25 municipios para que sean ellos quienes ejecuten unas obras, pero a cambio pongan a sus estructuras políticas a votar por los candidatos de la alianza entre José Alfredo Gnecco y los candidatos a cámara de la U., Fawzi Muvdi Anillo, yerno de Ramiro Suárez Corzo, exalcalde de Cúcuta actualmente preso. A Muvdi lo acusan de estar ofreciendo lotes y casas en el municipio de Aguachica.

El otro aliado de Gnecco a la cámara de representantes es Eliécer Salazar López, quien ha sido acusado de ser el interventor de los contratos de los planes de alimentación escolar a través de dos firmas cuyo gerente es su hijo Jorge Eliécer Salazar Vega. Las dos sociedades son MSV Ingeniería y Servicios SAS y Gestores y Consultores Ltda, ambas firmas registran la misma dirección en Valledeupar: calle 6C No. 18 – 54.

También se ha dicho desde hace varias semanas, que los Gnecco estarían apoyando una segunda aspiración al senado encabezada por Didier Lobo, el carismático exalcalde del municipio de La Jagua de Ibírico, el único que en los últimos 15 años de elección popular de alcaldes no ha terminado preso.

El ascenso de Lobo

En diálogo con SEMANA, el exalcalde Lobo desmiente el apoyo de la familia Gnecco y sostiene que su aspiración ha despertado las simpatías de la gente en el departamento porque es un hombre de origen popular, lo que según él, se lo debe a su exitosa gestión como alcalde de la Jagua de Ibírico, uno de los municipios que más regalías ha recibido por encontrarse en el corazón de una de las minas de carbón del centro del Cesar explotadas por las multinacionales Drummond y Prodeco.

Didier Lobo cuenta que cuando llegó a la alcaldía las regalías habían estado congeladas durante 12 años por un monto de 240.000 millones de pesos, pero Lobo asegura haber conseguido que en los cuatro años de su administración al municipio ingresaran 400.000 millones de pesos, los cuales invirtió -dice- en 2.100 viviendas para los pobres más vulnerables, amplió la atención a los adultos mayores de 90 a 900 abuelos y también incrementó la capacidad de atención a niños pasando de 166 a 1.100 niños. También asegura que constituyó un banco de maquinaria, mejoró varios kilómetros de vías del municipio y construyó una villa olímpica que no tiene la capital del Cesar.

Sostiene que su relación con los Gnecco viene de tiempo atrás, que su movimiento político DILO apoyó a Luis Alberto Monsalvo Gnecco en 2011 cuando aspiró a la gobernación, pero que él ha sido independiente, que él viene de abajo y representa a las clases populares. Didier Lobo desmiente tener respaldo de las cámaras del partido de la U., dice que a él solo lo apoyan los candidatos a cámara del partido Cambio Radical.

Finalmente, el tercero con posibilidades de llegar al senado el próximo domingo es el candidato número 12 en la lista del Centro Democrático, Sergio Araujo Castro, hijo del exsenador Álvaro Araujo Noguera, hermano del exsenador Álvaro Araujo Castro y de la exministra María Consuelo Araujo, actual secretaria del distrito de Bogotá.

Quienes lo conocen sostienen que sería un buen senador por su preparación y conocimiento en temas políticos, pero creen que su elección dependerá en gran medida de la votación que obtenga el expresidente Álvaro Uribe Vélez. Calculan que Araujo, sobrino de la periodista y escritora Consuelo ‘la cacica’ Araujo Noguera, y primo del exgobernador Hernando Molina Araujo, una de las familias con más tradición política, perdieron su influencia en el departamento, al punto que su padre, el exministro Álvaro Araujo Noguera, está apoyando las aspiraciones de José Alfredo Gnecco.

Si Sergio Araujo Castro alcanza a obtener entre 18.000 y 20.000 votos, podría ser una de las sorpresas en el próximo congreso y abriría la puerta para el regreso al poder en el Cesar de una nueva generación de la familia Araujo Castro, enfrentados a la hegemonía de los Gneccos que han impuesto los tres últimos gobernadores.