| 2018/05/09

Petro y la silla vacía que dejó en Antioquia

Los organizadores del debate optaron por dejar vacío el espacio reservado al candidato de la Colombia Humana. Lamentaron que hubiera decidido "no venir a hablarle a Antioquia".

Gustavo Petro no asistió al debate presidencial en Antioquia Petro y la silla vacía que dejó en Antioquia Foto: Cortesía EL COLOMBIANO

Al debate presidencial de Antioquia —organizado por El Colombiano, Telemedellín, Red Más Noticias y la Universidad Eafit— asistieron Iván Duque, Sergio Fajardo, Germán Vargas Lleras y Humberto de la Calle. El gran ausente fue el candidato Gustavo Petro, quien aseguró que no pudo asistir por problemas de agenda, pues estuvo en correría por el eje cafetero, y a quien se representó en el set de grabación con una silla vacía.

Su nombre apareció en todas las rondas de preguntas, como si se le hiciera un reproche que al final fue confirmado por la directora del periódico paisa, Martha Ortiz, quien fungió de presentadora y moderadora: “Quiero volver a lamentar que el candidato Petro hubiera decidido no venir a hablarle a Antioquia esta noche”.

Lo particular del caso es que en la víspera, Sergio Fajardo, exalcalde de Medellín, fue el ausente en el debate de candidatos presidenciales sobre Bogotá, a instancias del Canal Capital. Este miércoles, Petro, exalcalde de Bogotá, pareció responder con la misma moneda a los paisas.

Puede leer: Sergio Fajardo, el gran ausente en el debate de Bogotá

La diferencia es que en los otros debates regionales convocados por los medios de comunicación, los organizadores no dejaron sillas vacías para los ausentes. En este caso optaron por hacerlo.  

Sin muchos sobresaltos, y calificado en redes sociales como "acartonado y soporífero", el momento de mayor confrontación del debate tuvo como protagonista a Germán Vargas Lleras, quien no se limitaba al tiempo estipulado por la reglas y se extralimitaba, por lo que varias veces Martha Ortiz se vio obligada a cortarle su argumentación en varias oportunidades. El candidato del movimiento Mejor Vargas Lleras quiso pasar a contestar a una pregunta retórica de De la Calle interponiéndose en el tiempo ajeno.

Pero esta en realidad fue la continuación de una disputa que empezó cuando el candidato del Partido Liberal le preguntó a Vargas: “¿Cuál considera usted que es el verdadero papel de los partidos en Colombia? Usted fue fundador, director y jefe natural de un partido. Luego se presentó por firmas, ahora me dicen, pero probablemente es cierto, que anda seduciendo liberales en sus últimas correrías. ¿Qué cree usted de los partidos, para qué sirven y cómo los concibe?”.

Le sugerimos: El top de los candidatos que más han gastado y recibido dinero en campaña

El ex vicepresidente, después de responder que respetaba los partidos y rechazaba consultas como la realizada por los liberales en octubre, contestó: “Y sí, le confieso que muchos dirigentes de su partido me han estado buscando para brindarme su apoyo. Debe usted reconocer que yo tengo un origen liberal, de familia, de modo de pensar, y le tengo que reconocer que eso es cierto: en mis recorridos por el país se me acercan miles de liberales a expresarme su apoyo”.

Pero el gran problema no quedó ahí y De la Calle le preguntó retórico que, según esa respuesta, qué opinaba del transfuguismo, y Vargas Lleras contestó: “yo no estoy convocando a congresistas de su partido. Son ellos los que se me acercan a ofrecerme su apoyo, inconformes con el proceso que ustedes adelantaron de haber hecho una consulta en el mes de octubre, e inconformes con las orientaciones que hoy tiene el director de su partido”. Vargas Lleras, a quien Cambio Radical lo tiene como su jefe natural, recordó que De la Calle fue uno de los fundadores de ese partido pero lo abandonó. 

Le recomendamos: 10 cosas que pasarían si el presidente es…

Humberto de la Calle también buscó confrontación con Iván Duque cuando se discutía sobre la seguridad en Medellín. Le planteó la posibilidad de una nueva Operación Orión para intervenir la guerra de las bandas en los barrios populares, tal y como hizo Álvaro Uribe Vélez como presidente en 2002, a lo que Duque respondió que apoyaba en todo al alcalde Federico Gutiérrez y que está dispuesto a enfrentar la criminalidad, evadiendo el cuerpo central de la pregunta.

Sergio Fajardo, que por momentos supo jugar bien su conocimiento de la región, debido a su pasado como alcalde de Medellín y gobernador de Antioquia,  quiso sacar ventaja preguntándole a Duque cuál sería el rol del expresidente Uribe en su gobierno, a lo que este respondió, defensivo, que hacía parte de un partido político en el que había sido elegido democráticamente y que según ese rasero, el director y fundador de su partido sería solamente senador.  

Al final, todos los candidatos terminaron sintiéndose más paisas que la arepa, Humberto de la Calle habló de su familia antioqueña al igual que los bogotanos Duque y Vargas Lleras, quienes aseguraron sentirse en Antioquia como en su propia casa.