| 2018/03/21

¿Qué significa la disparada de Duque?

La encuesta de Yanhaas le da 40 puntos de intención de voto al candidato del uribismo frente a 24 de Gustavo Petro. Aunque es apenas la foto de un momento, sus consecuencias pueden ser grandes.

Iván Duque: 40 puntos en encuesta Yanhaas para RCN Iván Duque celebrando su victoria en la consulta del 11 de marzo. Foto: Daniel Reina Romero - SEMANA

Pocas veces un candidato había tenido un salto tan grande como el que registró Iván Duque en la encuesta de Yanhaas  el miércoles pasado. La medición, que esa firma hace para RCN Radio y Televisión, La FM y un nutrido grupo de diarios regionales, le otorgó al candidato del uribismo el primer lugar con una ventaja considerable frente a sus contrincantes.

La foto que se registra es la siguiente: Iván Duque (40 por ciento), Gustavo Petro (24 por ciento), el voto en blanco (13 por ciento), Sergio Fajardo (9 por ciento), Germán Vargas (6 por ciento), Humberto de la Calle (2 por ciento) y las candidatas Viviane Morales y Piedad Córdoba (1 por ciento). Así, Duque le tomó una ventaja inesperada no solo a los demás candidatos, sino al propio Gustavo Petro, quien hasta ahora había liderado los sondeos.

En la medición, Duque pasó de tener el 6 por ciento al 40 en apenas dos meses. Es decir, que de una encuesta a otra el candidato multiplicó casi por 7 su intención de voto. Esa disparada tiene una explicación inicial. En enero, cuando se realizó el último registro, Duque –ya había sido elegido el candidato  del uribismo-, pero no era todavía el hombre de la coalición del No. La elección del pasado 11 de marzo finalmente le otorgó ese título.

La encuesta ha producido principalmente dos reacciones. La primera es que de mantenerse esa tendencia se está especulando con la posibilidad de que Iván Duque gane en primera vuelta. Como los partidos nunca quieren quedar por fuera de la piñata de prebendas del Estado,  siempre buscarán estar en el vagón que empuja la locomotora ganadora.

Navegue en el mapa interactivo: De izquierda a derecha, así quedó el mapa de Colombia tras las consultas

 La segunda, es que como la encuesta se hizo inmediatamente después de las elecciones, lo que refleja en realidad es el resultado de estas. Hasta ese momento, los únicos que habían tenido campañas de publicidad intensas habían sido los participantes de las consultas. De ahí que los ganadores, Duque y Petro, tuvieron en la encuesta resultados proporcionalmente comparables a los que habían tenido en la votación en la votación del 11 de marzo. Los otros, los que quedaron barridos, estaban apenas calentando motores para comenzar su campaña, pues hasta ahora no les estaba permitido hacer publicidad.

Aunque la encuesta no es más que la foto de un momento preliminar en términos electorales, el efecto que va a tener es muy grande. Tuvo lugar en la misma semana en que los partidos como el conservador y La U están tomando sus decisiones sobre alianzas para la primera vuelta.  Al ser la ventaja de Duque tan grande, de mantenerse, se debilitan las posibilidades de coaliciones para sus rivales.

Le recomendamos: Iván Duque, el candidato de Uribe

Quienes han vivido varias elecciones coinciden en que no siempre las primeras fotos de la recta final de la campaña se mantienen hasta el final de la misma. En redes sociales circulan múltiples ejemplos de elecciones pasadas en las que la realidad termina dandole un vuelco a las mediciones inciales. Por otro lado, en algunos sectores hay algo de esceptisismo sobre la distancia que hay entre los dos primeros y los demás candidatos. Otra realidad que puede cambiar a medida que avanza el tiempo.  Sin embargo, en lo que casi todos coinciden es que si bien las cifras pueden ser discutibles, las tendencias sí son un gran indicador de lo que está pasando.

Puede leer: Ivan Duque va impulsado por el triunfo de la coalición de derecha

La campaña de Iván Duque arranca con viento de cola, pero también enfrenta desafíos. El mayor enemigo es el triunfalismo. La sensación de que la victoria está cantada puede hacer que las huestes se duerman sobre los laureles. Y lo que viene en los dos meses y medio próximos es una batalla dura. Encabezar las encuestas significa ser blanco de ataques. Por ser el candidato del uribismo, Duque recibirá todo lo bueno y lo malo que el expresidente despierta. Tendrá que demostrar que no es un candidato en cuerpo ajeno y recuperar espacios en donde ese sector no es fuerte, como Bogotá. Este viernes, se conocerá otra encuesta, la que hace Invamer para SEMANA con Caracol Televisión y Blu Radio. La expectativa que hay por esos resultados es grande.