| 2018/05/09

Si Petro es presidente, construiría metro subterráneo para Bogotá

En el debate presidencial de Canal Capital, tres candidatos coincidieron en darle continuidad al metro elevado. El único que reversaría esta obra sería Gustavo Petro. ¿Es posible?

Petro hará metro de Bogotá subtrerráneo si es elegido presidente Si Petro es presidente, construiría metro subterráneo para Bogotá Foto: Esteban Vega / SEMANA

El metro es una de las obras con las que la capital sueña hace décadas. No han sido pocos los que han intentado darle ese regalo a Bogotá, pero el único que logró que tanto el Gobierno nacional como el Concejo de Bogotá aprobaran el dinero fue Enrique Peñalosa. A pesar de las críticas y la polémica que se generó alrededor de la obra, lo cierto es que nunca antes se ha estado tan cerca del metro.

En el debate presidencial de Canal Capital este fue uno de los temas claves. Iván Duque, Germán Vargas y Humberto de la Calle aseguraron estar de acuerdo con apoyar la primera línea del metro elevado si llegan a ser presidentes. Incluso, Sergio Fajardo, quien no asistió al debate, ya le había dicho a SEMANA que también apoyaría la continuidad de la obra. Sin embargo, Gustavo Petro se desmarcó de la tendencia y aseguró que en en su gobierno no se seguiría adelante con este proyecto, sino que se retomaría el plan del metro subterráneo que quedó planteado en su periodo como alcalde de la capital.

En contexto: Así será el metro

Esta frase fue la razón para que Germán Vargas, Iván Duque arremetieran contra el exalcalde. “Usted está chantajeando a la ciudadanía. ¿O sea que si no hacemos el metro como usted quiere, los bogotanos no tendremos metro?”, le dijo Duque. “El metro que propone el doctor Petro está desfinanciado y no obtuvo el apoyo del Concejo”, agregó Vargas.

Petro se defendió: “Lo cierto es que la ciudadanía no quiere metro elevado, como tampoco quiere TransMilenio por la Séptima”. El candidato de la Colombia Humana, además, dijo que no iba a chantajear a Peñalosa sino que lo iba a convencer de que lo que más le conviene a la ciudad es un metro subterráneo, con capacidad para 90.000 personas y que ya cuenta con el aval del Banco Mundial.

Puede leer: El metro de Bogotá ¿ahora sí?

Ante la pregunta de Vargas sobre cómo iba a hacer para revertir un proyecto que ya tiene avaladas las vigencias futuras y que próximamente entraría en licitación, Petro respondió que su principal carta a jugar es que el metro elevado de Peñalosa no tiene estudios de factibilidad ni de ingeniería de detalle, requisitos para desarrollar la licitación. “Y para cuando yo me posesione el 7 de agosto va a ser la hora en que todavía no los van a tener”, agregó.  Así mismo, Petro dijo que su metro, gracias a los estudios ya tiene un costo fijo, “el de Peñalosa no se sabe porque no tiene los estudios”.

De hecho, ya hay demandas en contra del Concejo de Bogotá y del Gobierno nacional por haber comprometido los dineros de la ciudad sin que los estudios estuvieran publicados ni avalados.

Puede leer: propuestas de los candidatos para Bogotá

¿Es posible reversar el metro elevado?

Expertos consultados por SEMANA aseguran que es posible echar para atrás el metro elevado a través de la anulación de los Conpes y los Confis. Sin embargo, esta acción tendría graves consecuencias para la ciudad y sería complicado de materializar.

Fernando Rojas, experto en movilidad, y quien prefiere el modelo de metro de Petro, le dijo a este portal que revertir el proyecto “sería un mensaje terrible para los posibles financiadores del metro y los posibles contratistas” pues les generaría desconfianza.

Rojas agregó que si antes de que se posesione el nuevo presidente ya está adjudicada la licitación, jurídicamente Bogotá se vería en un gran problema de demandas de las firmas que obtuvieron el contrato. Pero adicional a eso, el experto se pregunta ¿cuál sería la seguridad jurídica para las firmas que se presentaría para realizar el proyecto de Petro?

El director del Observatorio de Movilidad de la Universidad Nacional, José Stalin Rojas, le dijo a SEMANA que reversar el metro jurídicamente es viable, pero complejo y generaría un costo financiero: “requiere de que varios actos administrativos que ya fueron aprobados se deshicieran. Tendría que contar con la voluntad del siguiente alcalde ya que este podría darle continuidad al proyecto o pararlo, tal como lo hizo Peñalosa con el metro subterráneo. Se tendría además que hacer una consulta al Consejo de Estado, los abogados tardarían un tiempo en ganar el pleito.... y Bogotá merece un metro en menos de una generación”.

Aunque Rojas es partidario del metro propuesto por Petro, considera que por el punto de avance en la del elevado lo más conveniente sería continuar, pero con algunos ajustes. Entre ellos, que estén concebidas otras líneas del metro subterráneas y que el esfuerzo para mejorar la movilidad de Bogotá no esté dirigido a construir más troncales de TransMilenio. Además, también considera importante que queden establecidos requisitos como el uso de tecnologías menos contaminantes.

Con los dos líderes de la obra más importante de Bogotá enfrentados lo único seguro es que la solución a la crisis de movilidad se dilataría.

Informe especial: 10 cosas que pasarían si yo fuera candidato

Van der Hammen, todo de acuerdo 

No todo en el debate fueron discrepancias. En lo que estuvieron de acuerdo todos los candidatos es hay que defender a toda costa la reserva Van der Hammen y que hay que plantear nuevas soluciones para la Séptima. Humberto de la Calle dijo que estaría dispuesto a apoyar la obra si es lo que la ciudadanía quiere, sin embargo hace un llamado a Peñalosa para pensar otras opciones menos invasivas. Iván Duque dijo que se podrían enfocar en mejorar la movilidad de la Caracas, Vargas aseguró que la ciudad necesita una red de transportes que integren varios sistemas y Petro dijo que se podría retomar el tranvía propuesto en su paso en la alcaldía.