| 2018/05/24

Prueba de fuego, el sistema electoral colombiano se la juega este domingo

En el software, los jurados y los testigos recayeron algunas de las quejas que lanzaron diferentes sectores políticos. La voz más crítica ha sido la del candidato Gustavo Petro, sin embargo, sus contrincantes le han piden prudencia y respeto por los resultados.

Prueba de fuego este domingo para el sistema electoral colombiano Prueba de fuego, el sistema electoral colombiano se la juega este domingo Foto: Guillermo Torres / SEMANA

Esta semana previa a la contienda presidencial, el sistema electoral colombiano recibió palo desde varios frentes. Como si se hubiera levantado con el pie izquierdo, el registrador Juan Carlos Galindo, tuvo que, desde la madrugada del lunes, dedicarse a contener la polémica desatada por el candidato a la presidencia Gustavo Petro, quien puso el reflector sobre la vulnerabilidad del software para el conteo de los votos. 

En el transcurso de los días otras quejas se sumaron: por el mecanismo de inscripción de los testigos electorales, supuestas mafias al interior de la Registraduría y la más reciente, la designación de los jurados de votación. Estos días se convirtieron quizá los más difíciles que ha tenido que afrontar Galindo, un protagonista de la jornada del próximo domingo 27 de mayo que tendrá encima los ojos de casi 50 millones de colombianos.

Le recomendamos: "Cuestionamientos carentes de soporte hacen un mal a la democracia": registrador a Gustavo Petro

A la voz del principal crítico del sistema electoral -Gustavo Petro- le han salido los defensores de la institucionalidad, que le han pedido al candidato prudencia y respeto por los resultados. Sin embargo, Petro ha hecho un llamado a la movilización ciudadana para "defender la democracia" este domingo, un mensaje que terminó de sembrar preocupación entre las autoridades  a cargo de preservar la seguridad de los colombianos durante la jornada.

La denuncia del software

La queja que desató un huracán político fue la relacionada con el software de la Registraduría, el cual -dijo Petro- tiene alteraciones en sus algoritmos que no han sido revisados ni por las autoridades colombianas ni por una comisión de expertos de la Unión Europea que estaba lista para llevar a cabo el procedimiento.

El candidato aseguró que no se ha hecho ninguna veeduría técnica sobre las irregularidades que dejó al descubierto un fallo judicial del Consejo de Estado de comienzos de año, el mismo que le devolvió tres curules en el Senado al partido Mira. Para Petro, lo que revisó el Consejo de Estado de las elecciones del 2014, era que el software de la entidad sufrió un sabotaje que modificó resultados en por lo menos unas 50.000 mesas de votación. Considera que eso se repetirá este 27 de mayo, al insinuar que en las elecciones de primera vuelta se configurará un fraude electoral. 

“El que tenga pruebas de fraude electoral, que denuncie”. Esa fue la primera reacción del registrador Galindo a la advertencia de Petro. El martes, en una entrevista publicada por el diario bogotano El Tiempo, el funcionario aclaró que el software de la Registraduría “no se puede manipular” y que son tres los que utiliza la entidad: “El primero es el de preconteo, que permite recibir información de las mesas de votación, organizar su digitalización y consolidación en forma automática y dar resultados rápidamente. El segundo es el de escrutinios, que les brinda a las 2.080 comisiones de escrutinio la posibilidad de ir verificando los resultados de cada mesa. Y el tercero es para digitalizar los formularios”.

Además, Galindo aseguró que no es cierto que se tenga que hacer una auditoría al software dos meses antes de las elecciones, según él porque no existe una legislación que así lo exija. Lo que aseguro es que, para brindar tranquilidad al país, los ingenieros de la entidad, los de los contratistas, los de la Procuraduría, y hasta los ingenieros de cada campaña política, comprueben el adecuado funcionamiento de la herramienta. 

El registrador nacional, a diferencia de los denunciado por Petro, aseguró que sí ha habido acompañamiento de la Unión Europea desde principios de mayo, y recordó, como ha sucedido en la mayoría de elecciones, ha una misión de veeduría electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Las explicaciones de Galindo, sin embargo, dejaron satisfechos a muy pocos. Este miércoles, por ejemplo, el candidato del Centro Democrático, Iván Duque, pidió investigar a fondo  las denuncias que muchos ciudadanos han presentado sobre la presunta inscripción irregular de  jurados de votación para los comicios del 27 de mayo. 

“Yo he obrado con prudencia, pero creo que la responsabilidad de la organización electoral es que a cualquier duda que se le plantee, tiene que responder con contundencia y con claridad para darle confianza al pueblo colombiano”, dijo Duque, que aclaró que su petición no debe ser interpretada como una incitación a la protesta ni a la aglomeración. 

“Yo espero que no haya ninguna duda porque lo que no podemos es, a cuatro días de las elecciones, salir a echar un manto de duda sobre el proceso electoral, el Registrador que es un hombre competente y preparado, espero que estas próximas horas aclare las dudas que le han sido formuladas”, insistió Duque. 

Jurados de votación

Por si fuera poco, y en un hecho que no tiene antecedentes en las elecciones recientes, desde la autoridad electoral también exigieron explicaciones al registrador Galindo, en lo que pudiera tratarse de un caso de “fuego amigo”. 

Tres magistrados del Consejo Nacional Electoral, Armando Novoa, Emiliano Rivera y Alexander Vega, le dirigieron una carta en la que recordaron el protocolo establecido  para la conformación de jurados de votación, el cual incluía cruces de bases de datos previos al sorteo. visitas aleatorias, y alertas previas al sorteo. 

“Teniendo en cuenta el marco de sus competencias, frente a la organización de los procesos electorales, puntualmente designar jurados de votación, referenciando los temores que se han manifestado a través de los medios de comunicación por parte de algunas campañas políticas sobre el software utilizado, las bases de datos suministradas por entidades privadas y públicas y procedimientos aplicados para su nombramiento, nos permitimos solicitarle se informe si para el proceso electoral del año 2018 se realizó el mismo protocolo o fue reemplazado por otro”, piden los magistrados en la carta.

Para ello le formularon nueve preguntas para que el registrador informe paso a paso cómo ha sido la designación de jurados, como se advierte en el documento. 

Solicitud Informacio´n Jurados de Votacio´n Elecciones Presidenciales 2018 by Semana on Scribd

Sobre el asunto de los jurados, el candidato Petro también denunció que de las bases de datos fueron excluidos una cantidad considerable de funcionarios públicos y personas del magisterio para incluir a empleados del sector privado.  

Como las empresas están obligadas a presentar una lista de su nómina de empleados para ponerlas a disposición de la jornada electoral, otro de los que puso el grito en el cielo fue el senador Armando Benedetti, quien en Barranquilla cotejó esos listados con los de la seguridad social y comprobó que muchos de los incluidos en esas listas no figuran como empleados de las respectivas empresas. Incluso, denunció un presunto cartel con fines de fraude electoral. 

En particular, lo que denuncia Benedetti es que encontró unos 4.000 personas postuladas por diferentes emrpesas como jurados electorales en el Atlántico, que ni siquiera figuran en los registros como aportantes de seguridad social. Detrás de esta maniobra -dice el senador- hay una maniobra de manipulación de votos. 

Le sugerimos: “En Colombia nunca se ha hecho una auditoría independiente al software de la Registraduría”

La Registraduría tuvo que salir nuevamente a entregar explicaciones. La entidad le respondió a través de un comunicado en donde afirma que que no existen jurados fantasmas en la costa caribe; precisó no es un requisito tener seguridad social para ser designados como jurados de votación y que la gran mayoría de jurados en la Costa son estudiantes universitarios. 

Para sustentar sus conclusiones, el órgano electoral publicó el listado de empresas que cargaron bases de datos para el sorteo de jurados y en donde coincide que no tengan registro de seguridad social. Aparecen, por ejemplo, 1.401 personas de la Universidad del Norte; 1.263 de la Corproación Universidad de la Costa CUC; 958 de la Universidad Autónoma del Caribe; 490 del Centro Democrático; 268 de la Universidad Libre; 139 de la Universidad del Atlántico; 132 de la Coporación Universidad Americana Estudiante y 69 por parte de la Coalición Colombia Humana, por mencionar algunas de las entidades.

La situación ha sido tan compleja para Galindo, que este miércoles, en una sesión de los magistrados del CNE hasta pusieron sobre la mesa la posibilidad de exigirle al gobierno el nombramiento de un registrador ad hoc, según se lo confirmó a SEMANA uno de los miembros de la autoridad electoral. 

Para contrarestar las supuestas vulnerabildiades al sistema electoral, Gustavo Petro ha sido insistente en hacer un llamado a sus seguidores para que se inscriban como testigos electorales y eviten un posible fraude por medio del software de la Registraduría. La Registraduría cerró este miércoles la inscripción de testigos electorales y entregó el balance de personas que ejercerán esta labor de vigilancia por cada partido. 

Para hacer presencia en las mesas de votación, el Centro Democrático registró 41.876 testigos; Colombia Humana 41.415; Mejor Vargas Lleras 31.252; la Coalición Colombia inscribió 9.042 testigos y la Coalición Liberales-ASI 2.653. 

Puede interesarle: El grave error de la Registraduría con el logo del tarjetón de Petro

Estos inscritos estarán distribuidos en las 96.724 meses que se instalarán en todo el territorio nacional. La mayor cobertura la tendrá el partido del candidato Gustavo Petro cuyos testigos reportaron la vigilancia de 49.114 mesas de votación, lo que corresponde a un 51 por ciento de los puestos instalados. Le sigue el Centro Democrático, que anunció presencia en 45.810 mesas. Sin embargo, los testigos electorales no alcanzarán a cubrir los movimientos del 100 por ciento de los puestos de votación. 

Todos las miradas del país se dirigen a la Registraduría. A dos días de una de las elecciones más cruciales del país, el árbitro de la democracia está a prueba.