emprendimiento

De las boletas, a los servicios en línea

La startup Biciq ahora ofrece su tecnología para que diversos profesionales puedan vender sus servicios en línea.


La industria de los eventos es de las más afectadas en el mundo y en Colombia por la crisis de covid-19. No solo la golpean las cancelaciones, sino que es la que tiene las perspectivas más lejanas de recuperación debido a las necesarias normas de distanciamiento social.

Tan solo en Colombia, se estima que se desarrollan al año cerca de 65.000 eventos medianos y pequeños –entre cursos, talleres, conciertos, carreras deportivas-, con un potencial de mercado de US$50 millones.

A nivel de eventos grandes, en Bogotá fueron suspendidos unos 20 de aquí a junio, lo que implica que la ciudad dejaría de recibir USD$200 millones, por cuenta de pérdida en boletería, alquiler de espacios, hotelería y turismo, sin contar los empleos.

Una de las empresas que ha crecido con esta industria es Biciq, una plataforma en línea de inscripción, gestión y venta de boletería, que ahora ante la pandemia decidió reinventarse con el propósito de apoyar a profesionales con diferentes enfoques, para que mediante herramientas tecnológicas puedan seguir ejerciendo sus profesiones y actividades y reactivar sus ingresos a través de eventos en línea, de manera gratuita o con interacciones pagas para sus clientes.

La idea de Biciq, que fue creada en 2015, es brindar apoyo logístico a cualquier persona, compañía o empresa que vaya a realizar un evento, específicamente en el aspecto de inscripción de asistentes y venta de boletería en línea.

En momentos de crisis es donde, como compañía, debemos reinventarnos, no solo para sobrevivir, sino para apoyar a que muchos otros lo hagan. Vemos en esta coyuntura una oportunidad para ayudar, por ejemplo, personas de servicios legales, consultoría, cursos de actualidad, profesores de gimnasio, música, yoga, entre otros”, afirma Juan Pablo Garrido, cofundador de Biciq.

Garrido es ingeniero eléctrico e inalámbrico de la Universidad de Auburn y fundó la empresa junto con Diego Roa, ingeniero industrial y electrónico de la Universidad de los Andes.