coronavirus empresas

Comestibles Ricos, ante la coyuntura más compleja en más de medio siglo

La empresa colombiana Comestibles Ricos lleva más de medio siglo produciendo las reconocidas papas fritas Súper Ricas y ahora redobla esfuerzos para superar la crisis del coronavirus, mantener vigente su marca y proteger el empleo de más de 1.000 trabajadores.


Durante más de medio siglo de labores cualquier empresa atraviesa más de una coyuntura económica compleja. Sin embargo, desde que Carlos Eduardo Silva, un joven visionario nacido en Anapoima y recién graduado como administrador de empresas fundó en 1961 su fábrica de papas fritas, no había afrontado una crisis económica de una magnitud similar a la actual.

Bajo el liderazgo de su hija Amanda Silva, Comestibles Ricos ha logrado continuar el legado de Carlos Eduardo y posicionarse como un referente de la industria nacional de alimentos. Productos como Súper Ricas, Todo Rico, BBQ, Súper Crokantes, entre otros, ya hacen parte del gusto gastronómico de varias generaciones.

El pasado viernes 29 de mayo, en medio de la pandemia de la covid-19, la empresa cumplió 59 años.

“Es importante contarle al país que todavía hay gente que se juega la vida por Colombia y nosotros hemos sido una familia que nos hemos jugado todo por el país y por su gente”, señala la directora general de la firma, Amanda Silva.

Como en cualquier empresa, la pandemia del coronavirus llegó de manera intempestiva. Una de las ventajas en el caso de Comestibles Ricos es que al tratarse de una industria de alimentos ha estado a la vanguardia en procesos y normas sanitarias desde antes de la crisis, lo que le ha permitido a la empresa adaptarse con facilidad a los nuevos protocolos de bioseguridad exigidos en el marco de la pandemia.

“Cuando escuchamos las noticias a nivel internacional empezamos a implementar protocolos de entrada y salida en la empresa. Cuando salieron las primeras regulaciones en Colombia nosotros ya estábamos usando tapabocas, tomando temperatura, exigiendo el lavado de manos, entre otras medidas”, cuenta Amanda Silva sobre la rapidez con la que adoptaron los cambios exigidos.

En la actualidad, de los más de 1.000 empleados directos de la empresa, cerca de 420 están trabajando presencialmente en la planta a través de varios turnos rotativos. En el área administrativa están laborando entre 120 y 180 personas, también de manera rotativa, mientras otro grupo ha continuado sus labores a través del teletrabajo. “Nuestros trabajadores han estado en los buenos y en los malos momentos”, añade Silva.

Amanda Silva, directora general de Comestibles Ricos S.A.

Proteger el empleo, una prioridad

Al tener entre el 40% y 50% de las tiendas cerradas por causa de la pandemia, la empresa ha tenido que fortalecer su presencia en las plataformas digitales de comercio electrónico y ha reforzado sus procesos comerciales y publicitarios. “En este momento de transición para todas las empresas del país el reto más importante es lograr la sostenibilidad y la continuidad del negocio a corto, mediano y largo plazo”, asegura Amanda Silva.

“Para la industria colombiana el panorama no es fácil. Algunas ayudas del Gobierno llegan, pero otras no. En nuestro caso esas ayudas no son claras, por ejemplo para el mantenimiento de la nómina durante estos meses. Hemos hecho magia para poder conservar a todos los empleados, pero si esto se extiende tres o cuatro meses más será muy difícil”, añade la gerente general de la empresa.

A su vez, asegura que la protección del empleo no solo tiene que ver con sus empleados directos, pues al ser una empresa agroindustrial hay muchos agricultores que trabajan de manera articulada con Comestibles Ricos S.A. desde hace varias décadas y dependen de esa labor.

“Nosotros trabajamos a través de una filosofía organizacional que tiene tres soportes estrechamente relacionados: empresa, trabajador y familia. Lo que no le conviene al trabajador no le conviene a la familia y viceversa. Y si el trabajador no encuentra logros personales y profesionales en la organización entonces la empresa tampoco va a crecer”, puntualiza Amanda Silva.

Los productos de Comestibles Ricos S.A. son ampliamente reconocidos en Cundinamarca, pero también están en Boyacá, Tolima, Huila, Antioquia y el eje cafetero. El plan de expansión de la empresa incluye seguir consolidándose en dichas regiones para luego empezar a cubrir todo el territorio nacional.

Las aclamadas papas con sabor a pollo, lanzadas al mercado hace más de 30 años, se complementan con otras referencias como el original, BBQ, limón, criollo, criollo ají y criollo calentado.

A nivel internacional, la empresa exporta a España, Canadá, Inglaterra y próximamente lo hará a Estados Unidos.

“Colombia necesita empresas que sean nuestras y gente que pueda producir al tiempo en que se desarrolla personal y profesionalmente. Al final es importante que lo que se produzca en el país beneficie a los colombianos”, concluye Amanda Silva.