cultura organizacional

Por más líderes resilientes y analíticos

No resulta extraño que una de las principales búsquedas de las firmas reclutadoras de talento en la actualidad, también llamadas head hunters, sea la de “líderes resilientes”.


En alianza con 

Aunque no es un concepto completamente nuevo, si hoy en día hace una búsqueda en internet de “liderazgo resiliente” le van a aparecer más de 4 millones de resultados solo en español, la mayoría con definiciones, estudios y análisis hechos este 2020.

La resiliencia consiste en estar preparado, adaptarse y superar los cambios que se puedan presentar y nos hagan salir de nuestra planeación original.

Las organizaciones, públicas y privadas, hacen esto de forma rutinaria mediante la creación de planes de recuperación ante desastres y continuidad empresarial. Estos planes pueden variar en alcance y complejidad, pero su objetivo principal es mantener la organización en funcionamiento hasta que pase la crisis. 

Lea también: Los trabajos que serán más solicitados en los próximos cinco años

No se trata solo de esta crisis, sino de qué aprendizajes han quedado de las anteriores y de cómo se van a enfrentar las futuras. Suena raro, y para muchos imposible, pero debemos ser previsivos con la imprevisibilidad de los eventos.

Esta vez fue una pandemia, otras se pueden enfrentar recesiones económicas, interrupciones tecnológicas, fenómenos naturales, conflictos sociales y políticos o incluso disrupciones como las que ha traído la transformación digital de los negocios, dejando a muchos por fuera del juego.

Ser previsivos no es anticipar esos eventos puntuales, pero sí estar preparados para cuando puedan presentarse.

El conocimiento previo de una situación mediante el manejo de diferentes escenarios posibles es una forma importante en la que las organizaciones pueden estar más en sintonía con los efectos de este tipo de eventos.

Le puede interesar: Microsoft: “Nuestros hijos trabajarán a futuro en empleos que hoy no existen"

Una forma importante de afrontar una crisis es incorporar datos y análisis en los procesos de toma de decisiones para que se conviertan en una parte natural de los esfuerzos de desarrollo de la resiliencia. 

La analítica  se puede utilizar de diversas formas, desde predecir la demanda de bienes, materiales y servicios, hasta evaluar rápidamente múltiples factores de riesgo para mantener la solvencia financiera y la cadena de suministro en movimiento.

Todas las organizaciones generan una gran cantidad de datos que pueden ayudar a dar forma y orientar su respuesta a la crisis. Esos datos jugarán un papel importante al permitirle reanudar las operaciones lo más rápido posible. 

Sin datos, queda mucho más difícil determinar qué se necesita, dónde se deben enfocar los esfuerzos o qué tipo de indicadores van dando confianza de qué tan lejos está la normalidad, o aún mejor: la anormalidad llena de cambios positivos y oportunidades.

Lea también: Las 10 habilidades que te garantizan el éxito profesional

Los líderes que hoy buscan las organizaciones son los que producen valor con la toma de decisiones acertadas en momentos normales, así también en los de incertidumbre. 

El uso de los recursos analíticos para tomar decisiones rápidas y profundas les da a esos líderes la confianza de estar tomando las decisiones correctas.

Reforzar la resiliencia con el análisis de situaciones y manejar escenarios, llevarlos al límite (lo que se conoce como pruebas de estrés) y tomar decisiones informadas, acerca más la probabilidad de acertar que solo basarse en la intuición para tomar decisiones. 

Un atributo importante de un líder resiliente es comprender el flujo y reflujo de las operaciones, el crecimiento y la contracción, el presente y el futuro de una organización.

Le puede interesar: El salario emocional podría ser más valioso que un aumento de sueldo

Los modelos de IA (Inteligencia Artificial) construidos con algoritmos de aprendizaje automático pueden funcionar como un silbato en una evacuación: pueden ser aprovechados para generar alertas, pero también para guiar el camino y llegar a un puerto seguro.

Determinar cómo prepararse mejor para la próxima crisis probablemente sea una prioridad para los líderes de todas las organizaciones en este momento.

Algunas de las respuestas más importantes se encuentran en los datos que ya se tienen. Aprender a interpretar esos datos y generar el conocimiento necesario para enfrentar el futuro a través de la analítica es la tarea de un líder resiliente.

José Mutis O., country manager Colombia & Ecuador en SAS