cifra

45


minutos se tomó la comisión primera del Senado para aprobar el orden del día del pasado miércoles. La demora se debió a que la entrada en vigencia de la reforma política estableció que las votaciones del Congreso deben ser nominales y públicas. Con este precedente, los parlamentarios calculan que la votación de un proyecto de ley se podría tomar siete horas en promedio. Desde ya estudian cómo podrán garantizar que la actividad legislativa no sea, aun, más lenta.