¿A dónde irá?

El jueves pasado el expresidente de la Corte Suprema de Justicia Augusto Ibáñez sorprendió a sus compañeros del tribunal con su renuncia.


El jueves pasado el expresidente de la Corte Suprema de Justicia Augusto Ibáñez sorprendió a sus compañeros del tribunal con su renuncia. El magistrado, que estuvo al frente de investigaciones por parapolítica, entre otros casos delicados, arguyó razones personales para tomar esa decisión. La Corte armó una comisión para disuadirlo –a pesar de que él dijo que su salida era irrevocable–. Las que no han hecho falta son las especulaciones sobre su futuro laboral: que se va para la embajada en Suiza, que aspira a que lo ternen para la Procuraduría, que ya tiene cargo en la Fiscalía e, incluso, que va a montar una oficina de asesorías.