historia

Disparos, amor y libertad

El par de pistolas de Simón Bolívar vendidas la semana pasada por 1,6 millones de dólares guardan una bella historia


El Libertador Simón Bolívar las compró en 1805, en París, a uno de los fabricantes de pistolas más célebres del siglo XIX, Nicolas-Noel Boutet, quien las hizo en oro puro. Con ellas volvió a América a jugarse su destino y ganó. Después de la victoria se las regaló a Manuelita Sáenz, la mujer con la que protagonizó uno de los romances más ardientes y legendarios de la historia. En 1830 ella se las cedió al emigrante inglés Ricardo Illingworth en "eterno agradecimiento" por ayudarlo a escapar tras el golpe de 1828. Las pistolas iban en una caja grabada con dos corazones entrelazados, el de Manuelita y el de Bolívar. La semana pasada fueron subastadas por la Casa Christie's en Nueva York. Las adquirió en un precio récord, 1,6 millones de dólares, un empresario venezolano. "Por una cuestión de identidad nacional", dijo feliz.