Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
El ántrax, Sección Enfoque, edición 1048, Jun  2 2002 El ántrax
El jueves de la semana pasada, cuando terminó la remoción de escombros en la ‘Zona Cero’, donde estaban las Torres Gemelas, se hicieron balances de la historia de la humanidad a partir del 11 de septiembre. Desde esa fecha se le declaró la guerra al terrorismo que, por su parte, respondió con amenazas de bombas, nuevas explosiones contra edificios y una supuesta guerra bacteriológica. El planeta vivió durante varias semanas un estado de máximo nerviosismo por el ántrax, una enfermedad infecciosa de carácter agudo causada por la bacteria esporulenta bacillus anthracis. Durante días la información giró en torno a esta pesadilla. Desde Hong Kong a Bogotá o desde Ciudad del Cabo a Oslo se tomaron precauciones y se anunciaron posibles hallazgos de la bacteria. La mayor angustia se vivió en Estados Unidos, donde se confirmaron 16 casos (dos en Florida, cuatro en Nueva York, cinco en Washington y cinco en Nueva Jersey). Hoy, sin embargo, el temor se disipó. Si bien en Estados Unidos las máquinas de correo revisan cada sobre o paquete no hay sospechosos detenidos. Sólo el rumor de que la amenaza por el envío de la bacteria no vino de ningún enemigo externo sino del interior del país. Se habla de grupos de extrema derecha. Lo cierto es que aunque los hechos son materia de investigación ya ni siquiera son noticia.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.