judicial

¡Mucho burro!

La madrugada del pasado martes, Luis Manuel Anaya recibió una inesperada visita en su finca en la vereda Palo de Agua, en Lorica, Córdoba.


La madrugada del pasado martes, Luis Manuel Anaya recibió una inesperada visita en su finca en la vereda Palo de Agua, en Lorica, Córdoba. Unos policías habían llegado para arrestarlos a él y a su socio Carlos Julio Ruiz, pues llevaban más de un año dedicados a sacrificar burros y vender su carne en Bogotá haciéndola pasar por res. Los agentes no tardaron en dar también con la evidencia. En el matadero clandestino había un camión cargado con cuatro toneladas de carne de burro empacada y, junto al vehículo, 30 animales esperaban a ser sacrificados. Anaya, más conocido como Lucho Burro, lideraba la banda y Ruiz era el encargado de conducir el camión cada 45 días hasta las plazas de mercado de la capital. En diálogo con SEMANA, el coronel Carlos Vargas se mostró satisfecho por el éxito del operativo, pero dijo estar preocupado no solo por las “pésimas condiciones” en que eran producidas las viandas, sino también porque, en su opinión, “en la costa los burros se nos están acabando”.