Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/8/2008 12:00:00 AM

Perder con dignidad

Perder con dignidad Perder con dignidad
En la campaña presidencial de Estados Unidos, tanto John McCain como Barack Obama se atacaron sin misericordia, como es la costumbre en la política estadounidense. Pero eso no impidió que McCain, al salir derrotado, invitara a sus seguidores a apoyar al nuevo Presidente electo. Algo va de la reacción de los candidatos que salieron derrotados en la reelección de Álvaro Uribe en 2006.

"Urjo a todos los que me apoyaron no sólo a felicitarlo, sino a ofrecerle a nuestro próximo Presidente nuestra mejor voluntad y nuestro más serio esfuerzo para aparcar nuestras diferencias, para dejarles a nuestros hijos y nietos un país más fuerte y mejor del que heredamos": John McCain.
 
"Venció pero no convenció. Hitler también fue elegido por la mayoría". Dijo Horacio Serpa al reconocer su derrota en las elecciones de 2006.
 
"No nos sentimos derrotados. Lo que pasa es que hubo alguien que sacó más votos que nosotros... La derrota tiene una dignidad que la ruidosa victoria no merece". Carlos Gaviria, en su discurso luego de conocer la victoria de Uribe en 2006.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.