Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/1/2001 12:00:00 AM

Que investiguen

Que investiguen Que investiguen
En días pasados esta revista publicó un informe acerca del programa de alimentación a base de fríjol soya que ha venido adelantando el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) desde 1998. La investigación periodística mostró que este programa no cumple los objetivos que se propuso: ni complementa la harina de soya enriquecida que es la bienestarina, ni ha comprado soya nacional durante gran parte de su existencia, le hace difícil la vida a los beneficiarios y ni siquiera está comprobado que sea definitivo para mejorar la nutrición de los niños.

Se abrió un debate legítimo sobre la ejecución de una política del Estado. Inclusive se publicó una carta del director del Icbf después de divulgado el artículo —aunque en la investigación SEMANA había escuchado sus explicaciones en dos entrevistas y en una detallada carta que envió al director—. No obstante, más que una discusión pública, el Icbf y algunas personas anónimas han desatado una serie de intrigas y presiones. Hubo dos particularmente sorprendentes. Un empresario mencionado en la historia informó a esta revista que “le habían sugerido que enviara una carta de rectificación”, pero como él no encontraba qué rectificar estaba llamando para averiguar qué sucedía.

El segundo caso, francamente escandaloso, fue el de una carta que llegó supuestamente firmada por decenas de madres comunitarias y otros ciudadanos que atestiguaban las bondades del programa de fríjol soya. Al investigar, SEMANA encontró que muchas de las personas firmantes no habían enviado esa carta y tampoco sabían de la existencia del programa de soya. Algunos explicaron a esta revista que su nombre y firma habían sido tomados de su inscripción a un taller. Es lógico pensar que detrás de estas ‘rectificaciones’ apócrifas están las personas cuestionadas por el informe de SEMANA. Debe ser que, al no poder desvirtuar los hechos expuestos por la revista, tienen que recurrir a este tipo de estratagemas. ¿Quién se tomó el trabajo de montar estas manipulaciones? ¿Por qué tanto esfuerzo en desinformar? ¿Será que detrás hay cuestiones aún más graves? Vale la pena que los organismos de control correspondientes investiguen a fondo el asunto.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com