"Es increíble que tras siete años de gobierno el uno no le pase al teléfono al otro"

fue el peculiar regaño que el presidente Alvaro Uribe les dio al Ministro de Agricultura y al director del Invima por no frenar el preocupante contrabando de ganado procedente de Venezuela