Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/10/1994 12:00:00 AM

AMOR Y AMISTAD

AMOR Y AMISTAD, Edición 645, Sección Especiales, 23762 AMOR Y AMISTAD


ATRACCION FATAL

La llamada química del amor es una especie de virus que produce síntomas claros y sin respuesta. Lo mejor de todo es que ataca indiscriminadamente y en cualquier momento de la vida.

HACE 20 AÑOS se hablaba de atracción. Hace 10 de química. Ahora tal vez la palabra de moda sea energía compatible. Como sea, lo cierto es que al mezclar cualquiera de estas palabras la definición -por lo menos en los seres humanos- siempre va a ser la misma: reacción inmediata y correspondida ante ciertos estímulos realizados por individuos del sexo opuesto.

Y es que son siglos los que lleva el hombre tratando de analizar y sacar a la luz pública el origen o los factores que intervienen en eso que muchos también tienden a llamar "amor a primera vista". Y no es para menos, si se tiene en cuenta que las víctimas afortunadas de este síndrome se ven en su mayoría afectadas por síntomas que más parecen de fiebre amarilla que de amor. Taquicardia, hipertensión, sudoración en todo el cuerpo, enrojecimiento de las mejillas, temblor en la voz y en las piernas, dificultad para dar respuestas inteligentes (o por lo menos coherentes) y, finalmente, no falta el que inexplicablemente se ve seriamente afectado de ataques severos de amebiasis con sólo cruzar una palabra con el correspondiente personaje. Estos graves índices de enfermedad han hecho que la mayoría de los expertos encuentren en la cultura y en los instintos básicos y más profundos del ser humano, algunas de las posibles causas que revuelven el avispero de la química del amor.

PRODUCTO SOCIALIZABLE

Esto quiere decir que aun hoy, a escasos seis años para entrar al siglo XXI, el hombre y la mujer siguen siendo víctimas de sus instintos primarios y absolutamente pulsionales de apareamiento. Esta es, para algunos, la razón básica de que dos personas sientan una atracción incontrolable desde el primer momento en que se ven. Sin embargo, una de las razones que hace distinta esta pulsión de los animales -quitándole la inmediatez- es la cultura y los procesos de socialización y racionalización que atraviesa cada ser humano a lo largo de su vida.

Según Fernando Vásquez, semiólogo de la Universidad Javeriana: "La química del amor es la base de una selección básica que tiene la especie y es la cultura la encargada de crear las formas de simbolizarla para no hacerla tan mediata. El lugar de nacimiento, la familia, la educación son criterios que hacen que la química sufra un proceso de racionalización y sobre todo de selección" . Y es verdad. No se siente química con cualquiera. Aunque se presenta sin pensarlo y sin saber su origen, es un hecho que generalmente, salvo raras excepciones, los individuos que son presas de esta sintomatología inexplicable lo sienten con congéneres de la misma clase social, que comparten los mismos conceptos acerca de lo bello y lo atractivo. Así que, en medio de todo, la atracción no se presenta tan alocadamente como muchos creen. El gusto, que parece lo más personal, en el fondo no lo es y sufre un proceso de clasificación inteligente que, aunque no se es consciente de ello, sale a la superficie en el momento en que ocurre.


CUANDO APARECE...

La química generalmente va unida al deseo por alcanzar una compenetración física con el otro. Un beso o intimidad son anhelos que invaden los pensamientos y que activan todas las características físicas nombradas anteriormente. Estas razones hacen que prácticamente el único antídoto capaz de acabar con los síntomas sea alcanzar estas metas y lograr ese beso, esa caricia o esos momentos íntimos que alteran la paz y la tranquilidad de los implicados. De no ser así es casi seguro que la condena por sufrir esas palpitaciones y esos rubores incontrolables sigan sucediendo por mucho tiempo. A menos que la lejanía se presente, en este caso los síntomas pueden desaparecer, pero siguen latentes en el torrente sanguíneo como cualquier enfermedad. Lo que quiere decir que, así pasen 20 años, si los dos implicados se vuelven a encontrar lo más seguro es que la enfermedad vuelva a aparecer. Obviamente hay pocas excepciones y esto puede no ocurrir.

Otra característica de este tipo de atracción es que se presenta así los implicados tengan una relación estable, en este caso la química se convierte en otra forma de nombrar esas fuerzas que aparecen independientemente de que ya exista una pareja previa.

La química se puede acabar en días, meses, años e incluso nunca. Puede evolucionar y convivir junto con el amor, que es un sentimiento mucho más profundo y evolucionado. Las parejas con muchos años de casados, que mantienen la llama de la pasión y el brillo incontrolable en los ojos, son ejemplos vivos de cómo la química puede evolucionar y alcanzar un grado máximo de desarrollo. Pero también se puede presentar el proceso contrario, esto es, que nazca después de un sentimiento amoroso... con los años. Sin embargo, es un camino mucho más largo y pedegroso y no es común que suceda.

Lo realmente peligroso del asunto es cuando las parejas se unen sin sentir ni una pizca de esa inexplicable atracción. Son individuos que conviven como buenos amigos, sin peleas ni amarguras, pero sin el descontrol que produce este sentimiento. Hablar sobre algo intangible, no comprobado estadísticamente, es complicado. La mayoría de los acercamientos al tema se logran aproximando experiencias. Lo cierto es que este bicho raro, conocido como química, puede atacar en el momento menos esperado y ojalá que la cura nunca se encuentre.

EDICIÓN 1884

PORTADA

Duque versus Petro: La hora de la verdad

A una semana de las elecciones la diferencia entre encuestas genera tensión, incertidumbre y hasta pánico. Sin embargo, en la de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA, Iván Duque alcanza una amplia ventaja.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1885

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.