Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/19/2000 12:00:00 AM

Brasil mágico

Este país ofrece una riqueza envidiable de paisajes, cultura y oferta hotelera al alcance de todos los bolsillos.

Brasil mágico Brasil mágico
Dios existe y es brasileño”, sentencian los ciudadanos de este inmenso país, y para corroborarlo ponen como ejemplo sus espléndidos paisajes. Basta echarle un vistazo a Rio de Janeiro. Una ciudad de inmensas y blancas playas, de verdes y onduladas montañas y de centenares de bahías. “¿Entonces, preguntan, señalando al cielo, quién si no El pudo crear esta maravilla?”.

La certeza es de tal magnitud que una de las pocas cosas que no causan envidia son las incipientes oficinas de turismo. Aunque para esto tienen una explicación de peso: “Es natural, argumenta uno de sus directores, en todo el planeta se sabe que Rio de Janeiro, en particular, y Brasil, en general, no se venden; Rio y Brasil se compran”.

La pregunta natural es por qué comprarlos. La respuesta está en la forma de ser de sus habitantes, pues ellos siempre tienen para ofrecer a los visitantes un valor que no tiene precio: la cordialidad. De ahí la contundencia de aquel eslogan comercial que reza: “La puntualidad británica, la confiabilidad alemana, la eficiencia norteamericana y lo mejor, la simpatía brasileña”.

Estas ricas virtudes navegan en un país de proporciones monumentales. Con 8.511.996 kilómetros cuadrados Brasil es la quinta nación más grande del planeta. Además tiene un población de 158 millones de habitantes especializados en la gentileza.

Sin duda, uno de los hechos que más hacen suspirar a los viajeros cuando llegan a este país de colores es la variedad de sus playas. Abundan por doquier. Es natural, pues sus costas suman 7.491 kilómetros. Algunas de ellas son hitos universales, como Copacabana o Ipanema, que adornan una rica oferta hotelera de todas las estrellas.

Otras, en cambio, son playas solitarias y anónimas, enclavadas en lugares paradisíacos, que ostentan el orgullo de ser de las más inexploradas del planeta. Estos lugares virginales ofrecen además al visitante un valor agregado, que es la seguridad. Los operadores turísticos saben que ese es su aporte para acabar de pintar este paraíso. El resto, como dicen los brasileños, lo puso el Creador. Una colorida y variada flora y un inmenso tapete verde que hacen de Brasil el pulmón del planeta.

Para terminar de adornar este escenario, florece una rica actividad cultural. “Somos mucho más que playas, música y sol”, argumentan. Y es cierto. Basta citar un ejemplo: Rio de Janeiro tiene una vasta gama de museos, desde los íntimos, en los cuales exhiben sus obras los jóvenes prospectos, hasta el amplio Museo de Arte Moderno, que tiene 6.000 piezas, entre obras y objetos, de artistas nacionales y extranjeros, como Picasso, Andy Warhol, Le Corbusier, entre otros.

Pero si el visitante opta por escenarios más lúdicos y masivos únicamente necesita ir al carnaval o a la fiesta del fin de año. En ambas ocasiones salen a la calle mínimo dos millones y medio de personas para danzar y cantar. Y, sobre todo, para dar las gracias por la existencia de este país, desde todo punto de vista mágico. “Bien sea por amor o por vanidad, el Arquitecto del Mundo quiso que Rio fuera su obra maestra”, dicen.

Y es una verdad de a puño. Cuando los visitantes salen de allí a través de la ventanilla del avión se ve la obra de arte de Rio. Varias islas rodean la ciudad, en el corazón de ésta se aprecia un bosque tupido, una bahía salpicada de blancas embarcaciones y un mar diáfano, inmenso, que la protege. El panorama crea una certeza: hay que volver.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com