Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/16/1996 12:00:00 AM

CALI MIRA AL SIGLO XXI

Con ingenio, esfuerzo y mucha solidaridad, la capital del Valle del Cauca trabaja para dejar atrás la crisis y recibir en grande el próximo milenio.

CALI MIRA AL SIGLO XXI CALI MIRA AL SIGLO XXI
Los colombianos saben que la ciudad más golpeada por la actual crisis que atraviesa el país es Cali. Durante los últimos meses su nombre ha estado asociado a dificultades por todos conocidas, y no como en otras épocas a lasoportunidades de trabajo, a la pujanza de sus gentes y al ambiente festivo que la hicieron acreedora al poético calificativo de: 'la sucursal del cielo'.Sin embargo, la consigna entre sus gentes es la de no dejar hundir el barco. En el ambiente se vuelve a respirar optimismo, producto de un proceso de transformación impulsado por su clase dirigente, que busca nuevamente convertir a la ciudad en la envidia nacional por su espíritu cívico y de paso modernizarla para así ubicarla en la lista de las urbes más importantes de América Latina. "Las dificultades son gravísimas. Por eso debemos esforzarnos más, resolverlas y no perder tiempo en lamentarnos", dice el alcalde Mauricio Guzmán Cuevas.Así, mientras en otras ciudades no se divisan soluciones para sus principales problemas, como el transporte masivo, aquí va a toda marcha el proceso de licitación para la construcción de un tren ligero que atravesará a Cali de norte a sur, uniendo las poblaciones de Jamundí y Yumbo. Con algunas diferencias obvias, este sistema será similar al del metro de Medellín.Las obras comenzarán el próximo año. Para hacer realidad este sueño los vallunos dejaron atrás las diferencias políticas y se unieron estrechamente para pelear por sus intereses. Eso quedó claro el pasado miércoles 16 de octubre, cuando un bloque regional encabezado por el alcalde Guzmán, el gobernador, Germán Villegas, y los congresistas vallecaucanos, llegaron a la Cámara de Representantes a exigirle al gobierno nacional el cumplimiento de sus promesas para la construcción del tren ligero. El presidente Ernesto Samper Pizano, durante su visita a Cali en junio pasado, se comprometió con 75.000 millones de pesos para el inicio de las obras. Dinero que, sin embargo, se embolató y no aparecía en el presupuesto de la Nación para la próxima vigencia.Los integrantes del bloque viajaron ese día y lograron que en los minutos previos a la aprobación final del presupuesto por parte de la Cámara de Representantes, el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo Gaviria, incluyera una partida de 30.000 millones de pesos. En 1988, cuando el proyecto esté andando, se girarán 40.000 millones más. El costo total será de 350.000 millones de pesos. La Nación aportará el 60 por ciento y el 40 por ciento restante lo sacarán los caleños de su bolsillo. Además del metro, en Cali se trabaja aceleradamente en otras 26 obras viales para "desatascar y desatrasar a la ciudad".Además de que Cali será la segunda ciudad del país con una respuesta adecuada a los problemas de transporte masivo, la obra es importante porque ayudará a recuperar la confianza de sus gentes en su terruño. "En la actualidad estamos dedicados a recuperar la fe del caleño, que se había perdido porque con el desmantelamiento del cartel de Cali se produjo un fuerte impacto económico, en sectores claves como la construcción. Así llegamos a una tasa de desempleo que alcanzó el 19 por ciento, es decir la más alta del país", dice Guzmán. Pero simultáneamente la captura de los capos del narcotráfico derivó en consecuencias altamente positivas. Eso, por ejemplo, se percibe en un vertiginoso descenso de la estridente rumba en las conocidas zonas de bares, discotecas y griles. Para muchos puede ser motivo de crisis económica pero, como dijo un sociólogo a SEMANA, "también es reflejo de que atrás está quedando la cultura del traqueto, de la música ruidosa, el carro lujoso y la muchacha llamativa. Ahora la gente va a divertirse con sencillez, otra parte se queda en casa leyendo, otros van a cine, muchos a los parques, la diversión es más sana, y eso es bueno".Por eso sus autoridades dicen que la comunidad de Cali se encuentra en un proceso de recuperación de su autoestima que le ha permitido entender que las dificultades actuales no son condenas infinitas sino que, por el contrario, son adversidades que los lograron unirlos, que templaron el alma colectiva. La prueba está en que, pese a la crisis, en el último año se pagaron más impuestos que en la última década. Guzmán dice que esto "es el mejor reflejo de solidaridad".Para llegar a esta etapa se han usado dos novedosas estrategias. El liderazgo de los cinco alcaldes cívicos, figuras de talla nacional como el del Centro Histórico, Edgar Lenis, ex presidente de Avianca; y el de la Construcción, Tulio Echeverri Rois, ex presidente nacional de Camacol. Todos son ad honorem y nombrados con el fin de liderar el proceso de reconstrucción de los sectores más afectados por la crisis; y también el programa 'Una hora más de esfuerzo', en el que vastos sectores de la empresa privada y pública trabajan gratuitamente una hora diaria para ayudar a levantar la economía a sus lugares de privilegio.Como dice el arquitecto Jorge Humberto Ruiz, de la Ciudadela Desepaz, el proyecto más grande de América Latina en vivienda de interés social, donde se construyen soluciones para 35.000 familias: "Hay que ser optimistas porque las crisis también son síntomas de que las cosas están cambiando". Aunque muchos de los problemas siguen vigentes, lo cierto es que en Cali se vuelve a respirar civismo, fe y alegría mientras que en sus calles cada vez se observan más vallas donde se anuncian las obras que le darán la bienvenida al siglo XXI.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Las penas de amor y del trabajo sí afectan su corazón

    Las penas de amor y del trabajo sí afectan su corazón

    close
  • Danta, sin rumbo por la tala

    Danta, sin rumbo por la tala

    close
  • 'Fuerza Latina': Reclusos se hacen libres con música y teatro

    'Fuerza Latina': Reclusos se hacen libres con música y teatro

    close
  • “El Gobierno de Maduro me culpa de todos los males que hay en el país”: Julio Borges

    “El Gobierno de Maduro me culpa de todos los males que hay en el país”: Julio Borges

    close
  • La marcha nacional por la universidad pública en 2 minutos

    La marcha nacional por la universidad pública en 2 minutos

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1902

PORTADA

Memorias de medio siglo

Enrique Santos Calderón cuenta las últimas cinco décadas en Colombia a través de su papel en el movimiento estudiantil de los sesenta, su militancia en la izquierda en los setenta, su pluma en ‘Contraescape’, su oficialismo como director de ‘El Tiempo’ y su relación con el hermano-presidente.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1902

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.