Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/26/2004 12:00:00 AM

A la carta

Los fondos fiduciarios y de valores son el vehículo para que los pequeños inversionistas puedan manejar su dinero de forma inteligente.

A la carta, Sección Especiales, edición 1134, Jan 26 2004 A la carta
Despues de que los expertos le hayan recomendado diversificar sus inversiones o comprar, por ejemplo, títulos de deuda del gobierno (TES), es probable que usted siga preguntándose en qué invertir los 500.000 pesos que puede ahorrar mensualmente. No tiene idea de cómo comprar TES y, así la tuviera, sabe que ese dinero no le alcanza para armar por su cuenta un portafolio que incluya un poco de cada tipo de inversión. Si ese es su caso, el mejor camino para ahorrar, obtener rendimientos y diversificar es el de los fondos de inversión.

Los fondos son el canal a través del cual pequeños y medianos ahorradores pueden hacer inversiones a las que por sí solos no tendrían acceso. Al reunir los aportes de muchas personas y entregarlos a un administrador profesional para que los maneje, los fondos pueden hacer inversiones en montos grandes, con menores costos de comisiones y siguiendo el tradicional consejo de diversificar para disminuir el riesgo. Así, por ejemplo, a través de un fondo, con sus 500.000 pesos usted podría invertir en TES, acciones, bonos en dólares o una combinación de todos esos activos y recibir además la asesoría de un experto.

Aunque el trámite para ingresar en un fondo es tan sencillo como abrir una cuenta de ahorros, exige que usted esté mucho mejor informado. ¿Qué tipo de fondo es? ¿Qué tan confiable es la entidad que lo administra? ¿Cuál es el monto mínimo para entrar? ¿En qué exactamente van a invertir la plata? ¿Qué rentabilidad ha obtenido el fondo en los últimos meses? ¿Qué riesgo tiene de perder dinero?

Para empezar existen dos grandes categorías de fondos: los fiduciarios y los de valores. Los primeros -que incluyen los fondos comunes ordinarios y especiales- son administrados por las sociedades fiduciarias, y los segundos, por los comisionistas de bolsa y las sociedades administradoras de inversión. En ambos casos, la plata que los clientes meten al fondo no pasa a ser propiedad del administrador, sino que se guarda en un "patrimonio autónomo". Un fondo es en la práctica una empresa independiente dedicada a invertir, según las instrucciones que le dieron sus dueños. Cuando usted ingresa a un fondo se vuelve dueño de parte de esa empresa, que es administrada por una fiduciaria o un comisionista de bolsa. De esta forma, si el administrador se quiebra, el fondo, al ser una empresa distinta, no corre la misma suerte.

Sin embargo es fundamental escoger una fiduciaria o un comisionista de bolsa cuya experiencia y reconocimiento en el mercado le asegure un manejo serio y responsable de su plata. Una forma de hacerlo es preguntando por la calificación en administración de portafolios de la entidad, que va desde triple A (sobresaliente) hasta D (en el caso de sociedades intervenidas o en proceso de liquidación). Hay también otros criterios, más subjetivos, a la hora de escoger el administrador del fondo. Que el asesor que lo visite le genere confianza, demuestre conocimiento de los mercados e interés por sus necesidades es quizás uno de los factores que más pesa al momento de hacer la elección. Es arriesgado meter la plata en fondos que administren entidades poco conocidas, así el vendedor que lo visite le asegure, por ejemplo, que por tener a Estados Unidos como sede usted no va a tener problemas. Los escándalos e investigaciones a algunos fondos de inversión que ocurrieron en ese país el año pasado demuestran que no por venir de ese país esté asegurada la confiabilidad del fondo.

En todo caso, al invertir en un fondo usted siempre va a correr riesgos. Que termine con menos plata de la que metió o que necesite retirarla antes del tiempo convenido con el fondo son algunos de ellos. Lo importante es conocerlos desde el principio y definir muy bien hasta dónde está dispuesto a asumirlos, algo en lo que influye mucho la edad, el monto de la inversión y el propósito con el cual se está ahorrando.

Si usted, por ejemplo, quiere ahorrar lo que le queda de su sueldo (de 200.000 pesos en adelante), con muy bajo riesgo y teniendo la posibilidad de disponer de su dinero en cualquier momento, los fondos comunes ordinarios (FCO) son una buena opción. La mayoría de estos fondos son administrados por fiduciarias; las más grandes en el mercado son Fiducolombia, Fiduoccidente y Fiduvalle. En general, todos los FCO son bastante parecidos, al menos en cuanto a las rentabilidades que ofrecen. El año pasado dieron a sus clientes entre 6 y 9 por ciento de interés, más de lo que paga, por ejemplo, una cuenta de ahorros.

No hay que olvidar, sin embargo, que mientras una cuenta de ahorros garantiza un rendimiento -la inflación-, los FCO no pueden hacerlo y aunque son seguros, existe la posibilidad de perder plata. Por eso para escogerlos, no es suficiente revisar las tablas de rentabilidades que aparecen en los periódicos. Es preciso también saber qué tanto fluctúa esa rentabilidad diariamente.

Desde el punto de vista operativo, depositar, retirar o trasladar dinero de un FCO es fácil. Algunos ofrecen la posibilidad de hacer transacciones por Internet y la mayoría permite ordenar transferencias por fax o consignar dinero al fondo en las oficinas del banco con el que está vinculada la sociedad fiduciaria. La comisión que cobran está alrededor de 1 por ciento sobre el valor de lo que aportan sus clientes.

Los especiales

Si usted prefiere que sus ahorros renten más o puede invertirlos a plazos más largos y por tanto está dispuesto a correr mayores riesgos, debería estudiar opciones como los fondos comunes especiales (FCE) o los fondos de valores. Ellos se especializan en determinado tipo de inversiones -dólares, acciones, títulos de renta fija a plazos, etc.- y dan mejores rendimientos, pero también exigen más plata para ingresar y un mayor estudio de su parte.

Antes de decidirse por un FCE o un fondo de valores, usted debe conocer muy bien las condiciones y políticas de inversión del fondo. Para eso debe leer el reglamento, por ejemplo el de un FCE, o prospecto, en el caso de un fondo de valores. Allí encontrará, en primer lugar, el perfil de inversionista al que está dirigido cada fondo. Así, por ejemplo, un fondo de valores como Surenta, de Suvalor, está dirigido a "pequeños y medianos inversionistas que quieran colocar su dinero a la vista pero que no tienen preferencia por un título valor en especial". En cambio, un fondo como el Acción, de Corredores Asociados, "está diseñado para un perfil de inversión arriesgado, que prefiere invertir a largo plazo". Es necesario, pues, que determine qué tipo de inversionista es usted con el fin de seleccionar el fondo que más se ajuste a sus preferencias y necesidades.

También encontrará en el prospecto o reglamento de cada entidad el monto mínimo para ingresar al fondo, que va desde 300.000 hasta 10 millones de pesos. Mientras más especializado sea el fondo, mayor será el monto mínimo para entrar.

Por otra parte, dentro de las políticas de cada fondo está en qué tipo de activos va a invertir el dinero. Es muy importante que usted sepa con exactitud si con su plata van a comprar TES a corto o largo plazo, bonos de empresas, acciones o títulos en dólares para evitarse después sorpresas desagradables. En 2003, por ejemplo, a los fondos especializados en dólares les fue mal por la caída de casi 3 por ciento en el precio de la divisa. Por el contrario, los fondos que se dedicaron a invertir en acciones colombianas tuvieron un excelente año. No obstante, la diferencia no sólo está en la rentabilidad. Los que invirtieron en acciones se arriesgaron mucho más, y de haberles ido mal habrían perdido más plata de la que perdieron el año pasado, en general, los fondos en dólares.

Por eso al comparar las rentabilidades de los fondos, usted debe asegurarse de no estar mezclando "peras con manzanas". No se puede comparar la rentabilidad de un fondo que invierta en TES con uno que invierta en acciones de la Bolsa de Colombia, pues el riesgo de perder o de ganar en uno u otro caso es totalmente distinto.

¿Cuánto debe pagar porque le administren su dinero en uno de estos fondos? Hay de todo, pero en general las comisiones oscilan entre 1 y 5 por ciento de lo que usted aportó o entre 7 y 10 por ciento de los rendimientos.

Para entrar a un fondo no hay que ser especialista en finanzas. De hecho están diseñados para permitir que quienes están alejados del mundo, a veces confuso, de los mercados financieros puedan manejar inteligentemente su plata. Lo más importante es fijarse metas de ahorro y conseguir una buena asesoría para que los expertos le ayuden a cumplirlas.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Se cumplen 30 años del Concierto de Conciertos

    close
  • La respuestas a la tala de árboles

    close
  • Hay que aprender a comer

    close
  • 30 años del concierto de conciertos: la noche que todos maduramos

    close
  • Rodrigo Pardo analiza la encuesta de Invamer

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.