Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/27/1989 12:00:00 AM

COMO INVERTIR SU DINERO EN 1.989

COMO INVERTIR SU DINERO EN 1.989 COMO INVERTIR SU DINERO EN 1.989
Nadie sabe en realidad si se debió al regreso del verano, pero lo cierto es que todo indica que la normalidad es de nuevo la constante en el ambiente del inversionista colombiano. Al cabo de un año bisiesto que trajo consigo una alta cuota de sacrificios, las primeras semanas de 1989 indican que las cosas han vuelto a su cauce. Y no sólo eso. Hay razones para pensar que en lo que queda de este año existe un buen clima para el inversionista, después de digeridos los malos tragos de 1988.

Porque la verdad es que hace un año ya habían comenzado los problemas. La polémica medida del Ministerio de Hacienda sobre las cuentas corrientes con promedios de más de seis millones de pesos hizo que el público anduviera con más dinero en efectivo que antes, lo cual, combinado con los esfuerzos contraccionistas del gobierno para bajar el ritmo de inflación, causó una situación de iliquidez extrema en todo el sistema financiero. Esa circunstancia presionó hacia arriba las tasas de interés en una época del año en la cual normalmente se mantienen bajas. Por cuenta de ese hecho todo el panorama de las inversiones se vio afectado desde un comienzo.

Y hasta ahí no llegaron las cosas.
En parte por la situación de iliquidez y en parte debido a malos manejos varias firmas asociadas a la Bolsa de Bogotá se quebraron, o bien tuvieron que dejar el mercado. Los escándalos bursátiles sacudieron seriamente la confianza de los inversionistas quienes se retiraron en masa del mercado de valores ante la falsa creencia de que todo se iba a derrumbar como un castillo de naipes.

El apocalíptico pronóstico no ocurrió . Afortunadamente para la economía colombiana, la Bolsa sobrevivió a la crisis y a finales del año pasado los volúmenes de transacciones tendieron a ser más o menos similares a los de antes de la debacle. Eso, claro está, no quiere decir que todos los líos se hayan solucionado. Sin embargo, en este análisis hecho por SEMANA se observa que las agujas señalan en la dirección indicada. A menos que suceda un hecho imprevisto, están dadas las condiciones para que los inversionistas se desenvuelvan en un mercado tranquilo.

Esa opinión se enmarca dentro de la situación general de la economía.
Al cabo de un año descrito como "turbulento", la mayoría de los analistas confían en que la calma regrese para 1989. La gran esperanza, por ahora, es el aterrizaje definitivo del crédito "Challenger" por 1.700 millones de dólares, gestionado por el gobierno ante la banca privada internacional. Si éste llega a su feliz término-como todo parece indicarlo-el país tendría despejado los frentes externo y de inversión pública hasta comienzos de 1991. Solucionado ese interrogante, se cree que la producción y el empleo crecerán por lo menos a un nivel similar al de 1988 (4.2% y 2.7% respectivamente).

Pero para los inversionistas la duda más grande es la inflación. En 1988 el alza promedio en los precios al consumidor fue del 28.12%, la cifra más alta de la década, suficiente para colocarle a cualquier rendimiento un nivel muy difícil de batir. La espiral alcista fue tan grande que por lo menos en tres de las alternativas preferidas de los colombianos-cuentas de ahorro, cuentas UPAC y dólares-, la rentabilidad fue negativa. En otras palabras, los rendimientos no fueron suficientes para compensar el alza de los precios.

Con semejante precedente, es lógico que haya preocupación sobre lo que pueda suceder este año. Por ahora se espera que los precios de los productos agrícolas, el gran motor de la inflación, crezcan a ritmo razonable.
El Ministerio de Agricultura asegura que varias de las políticas tomadas en los últimos meses deben comenzar a rendir frutos y así conseguir que el abastecimiento de productos básicos sea normal. Aparte de ese frente, el gobierno considera que hay factores adicionales que deben ayudar a controlar la inflación. Por ejemplo, el alza en los salarios fue moderada hecho que se debe reflejar en menores costos laborales para las empresas y, por ende, en aumentos de precios razonables de los productos manufacturados. Otra preocupación tiene que ver con las tasas de interés. Durante el segundo semestre del año pasado, la Junta Monetaria fijó por decreto los límites máximos del costo del dinero, así como de la rentabilidad que pueden dar las diferentes entidades financieras. Ese control administrativo fue levantado la semana pasada, como consecuencia de la gran liquidez existente en el mercado en esta primera parte del año, la cual está presionando hacia abajo el nivel de los intereses. Aunque siempre hay dudas sobre la posibilidad de que se vuelvan a imponer los controles administrativos, el gobierno ha dicho repetidamente que no es amigo de ponerle topes a las tasas de interés, debido a que ello distorsiona la eficiencia del mercado financiero.

Si las condiciones anteriores se cumplen, es evidente que este año debe transcurrir dentro de una relativa calma. Con ese precepto en mente SEMANA-por segundo año consecutivo-hace un análisis de las alternativas de inversión que se le presentan a los ahorradores. En esta ocasión, se duplicó el número de páginas para satisfacer las inquietudes de inversión de una gama más amplia de colombianos. Aparte de un minucioso análisis de los mercados bursátil y financiero, se exploran otras posibilidades como la finca raíz o la compra y venta de automoviles. Todo el estudio está dirigido a las personas que sólo disponen de tiempo parcial para administrar su dinero. Sin desconocer las ventajas éventuales de negocios tan exóticos como la producción de pitahaya o el cultivo de camarones, en esta ocasión se hace enlasis en alternativas sencillas de ensayar, bajo un escenario de riesgo limitado. -

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.