Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/23/1991 12:00:00 AM

CONSTRUCCION, VIVIENDA Y DECORACION.

CONSTRUCCION, VIVIENDA Y DECORACION., Edición 499, Sección Especiales, 16493 CONSTRUCCION, VIVIENDA Y DECORACION.
ARQUITECTURA EN BLANCO Y NEGRO
SE ESCUCHABAN LAS RISAS, LOS JUEGOS Y LOS cantos de 30 años de existencia. Cada una de las paredes de la casa mantenía despiertos los recuerdos de una familia que tal vez creció allí. Y entonces, quizo, la soledad de los muros convenció a los propietarios de poner en venta aquel refugio en el que compartieron sus días.
Hace dos años, las risas, los juegos, los cantos y los recuerdos estuvieron en venta. Era un riesgo porque no sabían cual sería el futuro de las 1.500 varas cuadradas de área de tan provocativo lote.
La ubicación no podía ser mejor: calle 93 abajo de la carrera 15. Un lugar tan comercial, tan social, tan laboral y con tan buenas vías de acceso podría caer en mentes comercial, social y laboralmente oportunistas.
El espacio podía ser aprovechado hasta la última gota. Podían absorber hasta el más insignificante milímetro cuadrado de área para sacar costos.
Podían hacer un restaurante, un hotel, una cadena de locales o un monótono edifico de oficinas.
No obstante, esas 1.500 varas que durante tres lustros fueron residenciales y que en ese entonces tenían un futuro completamente incierto, corrieron como pocas edificaciones en la ciudad, con relativa suerte.
La constructora Akoa a cargo del arquitecto Jairo Hernando Vela, compró el lote con el propósito de hacer un novedoso concepto de centro de negocios.
Durante 10 meses Vela permaneció trazo a trazo, edificando sobre el papel la futura construcción que dejaría en la memoria la antigua casa residencial.
La expectativa iba más allá de un simple proyecto. La localización, el área, el espacio y las ventajas comerciales del lugar son tan apetitosas que resultan una verdadera tentación para cualquier constructor.
Y ese es un punto a favor de la constructora Akoa. Atados de pies y manos para no sucumbir al canto de las sirenas y hacer respetar el espacio público de la ciudad lograron consolidar un proyecto de características radicalmente diferentes de las convencionales.
En primer lugar porque el Centro de Negocios Akoa no parece un centro de negocios. Más bien se percibe como una construcción clásica, con rasgos californianos cuya estructura acogedora da la sensación de hogar. Es como si al entrar en un centro de oficinas se estuviese ingresando en un lugar con calor humano. En segundo lugar, porque Jairo Hernando Vela concibió un diseño arquitectónico adecuado para la solución arquitectónica que realizó. Esto significa que hay una coherencia entre el proyecto de oficinas y el propósito del arquitecto.
Y en tercer lugar, porque uno de los principales principios de la constructora ha sido enfatizar los terminados. Según Vela, el propósito es hacer construcciones de vivienda, de hotelería o de oficinas que lleven en su interior los acabados de mejor calidad posible y así entregar obras que cumplen los requisitos deseados por los compradores potenciales.

LA CARA DE LA MONEDA
Nada produce más impacto que la fachada de una construcción. Allí entra en juego el viejo adagio de que una imagen vale más que mil palabras. Y en ese sentido, constructora Akoa invirtió todo su esfuerzo en lograr una obra muy atractiva que no pasa inadvertida en ningún momento.
Cuanto transeunte cruza la calle 93 a la altura de la carrera 18, el centro de negocios atrae por sus contrastes. Allí, siempre han imperado los blancos y los oscuros, las texturas lisas y las mas burdas.
Una gran bienvenida urbana para complementar el encanto arquitectónico de la ciudad, pues el propósito de los diseñadores fue entregar mas de 400 metros cuadrados utilizables para construcción, a disposición de la ciudadanía.
Para ello, se creó una plazoleta de doble volumen que da una sensación residencial y muy agradable al lugar. La plazoleta consta de dos enormes jardineras y esta decorada con palmeras que complementan la fachada de la construcción.
Asi mismo, la entrada al edificio está conformada por un porton clásico y a lado y lado de el se encuentran dos lámparas de bronce que dan el toque convencional a la construcción.
Desde la fachada el Centro se caracteriza por la generosidad de espacios y la dinámica de la luz en la construcción. Inicialmente, la entrada juega con la ambivalencia entre las sombras y las luces. Posteriormente, al entrar en la edificación hay un predominio de la luz sobre la sombra y a ello colabora la gran entrada de luz central.
Este aspecto es muy importante porque el Centro de Negocios Akoa está basado en el juego interminable de los contrastes. Siempre predominan los negros, los blancos, los relieves y los planos, las sombras y las luces.

EL DISEÑO
Según Jairo Hernando Vela, el Centro de Negocios Akoa responde a un diseño muy particular. La construcción tiene cuatro pisos de oficinas que son iluminadas por una ventilación central que dinamiza la circulación y da la sensación de amplitud.
Akoa tiene dos mil metros cuadrados de área para oficinas, capacidad para ofrecer un parqueadero por cada 40 metros cuadrados de construcción de oficinas. Esto significa que la capacidad de parqueo del lugar es privilegiado en comparación con las demás construcciones del sector.
Además, el centro de negocios está concebido para recibir aproximadamente a 170 personas para laborar en sus instalaciones. Para ello, la constructora equipó la edificación con dos baterias por piso y puntos sanitarios en determinados niveles.
Igualmente, todas las oficinas cuentan con generosas fuentes de luz natural, pues para el arquitecto lo más importante en la construcción de una obra para oficinas es garantizar una buena iluminación. Y para él, la mejor luz es la natural. No obstante, el Centro también utiliza fuentes de luz de neón característica de toda oficina, pero en menor proporción.
A pesar de ser una edificación cuyas virtudes saltan a la vista, el Centro de Negocios Akoa podría merecer un pero por parte de especialistas en urbanismo. El primero es que el estilo del diseño carece de coherencia con el lenguaje urbano de la calle en el que se encuentra. Es decir, que es un estilo aislado al de las edificaciones que rodean el lugar.
No obstante, la defensa del diseño podría ser que la calle 93 ha perdido su identidad arquitectónica. Y en ese sentido el Centro de Negocios Akoa no afecta ni más ni menos el lenguaje urbano del lugar.
Pero lo que si es un hecho es que la construcción se ha consolidado como un espacio original y una nueva forma de concebir el espacio para oficinas y organizaciones empresariales.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Aumento del salario mínimo: tire y afloje entre el 4 y el 12%

    Aumento del salario mínimo: tire y afloje entre el 4 y el 12%

    close
  • El joven de Buenaventura que cena con la reina Isabel II

    El joven de Buenaventura que cena con la reina Isabel II

    close
  •  Las lecciones de mis 50 años

    Las lecciones de mis 50 años

    close
  • Una utopía para la paz

    Una utopía para la paz

    close
  • El ‘youtuber’ de las matemáticas

    El ‘youtuber’ de las matemáticas

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1910

PORTADA

Duque: ¿Llegó el momento de dar un timonazo?

¿Es hora de que el presidente Duque introduzca ajustes en su gobierno? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1910

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.