Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/24/1986 12:00:00 AM

CONSTRUCCION Y VIVIENDA II

CONSTRUCCION Y VIVIENDA II, 8333 CONSTRUCCION Y VIVIENDA II
BUSCANDO MATERIALES NACIONALES
El mayor orgullo para arquitectos, ingenieros, constructores y otros profesionales relacionados con la industria de la construcción es saber que pueden disponer para la planeación más adecuada de sus obras y la edificación más económica y segura de todos sus proyectos, de materiales nacionales que antes había que importar de otros países.
Desde el ladrillo humilde y las redes eléctricas hasta los detalles de acabado más sofisticados y elegantes que ostentan muchos edificios y conjuntos residenciales, son producto de la industria nacional.
Muchos años de ensayos, prácticas, logros y también algunos fracasos, han llevado a la industria de la construcción a un total abastecimiento de sus necesidades.
Tanques cónicos, tuberías, cementos, puertas, divisiones, techos, elementos de iluminación, los vidrios, los acrílicos, los aluminios corrientes y anodizados, los mármoles, la madera, el acero, los selladores, los aislantes, los cristales especiales para edificios de gran altura, los elementos para las fachadas, los pisos modulares, todas las herramientas que los "maestros" necesitan en su tarea cotidiana, son fabricados en excelentes condiciones de precios y calidad por la industria nacional.
En algunos planes de concertación entre gobierno y gremios se ha logrado el desarrollo de importantes proyectos y lo que es más importante, todos los días, equipos de investigadores de esas industrias buscan soluciones a nuevas necesidades del sector de la construcción.
Hasta hace algunos años, el sello de distinción de algunas obras era destacar cómo determinados elementos habían llegado del extranjero, cómo habían sido importados y, en ocasiones, hasta introducidos en forma ilegal.
El enorme salto que ha dado la industria de la construcción y todos sus derivados permite garantizar, como dice un comercial de televisión, que hay entrega oportuna, una existencia de artículos variadísima y, sobre todo, la calidad que permite a los constructores edificar obras que el tiempo sabrá respetar.
Este desarrollo de las industrias aledañas a la de la construcción es el producto, en parte, del espíritu visionario de quienes prefirieron arriesgarse e invertir en lo que era, varios años atrás, una industria que apenas daba los primeros pasos, que no conocía el auge que tendría que afrontar pronto. El espíritu visionario de esos dirigentes logró que los constructores colombianos se acostumbraran a una idea clave: tenían que confiar en los materiales que iban saliendo de tales hornos, de tales instalaciones.
A pesar de los indices preocupantes que en materia económica presta el país, a pesar de la disminución en la tasa de construcciones, este sector, que fabrica los elementos indispensables para que edificios, viviendas, locales, sectores residenciales sigan en pleno avance, no descansa en su afán por conseguir nuevos modelos, nueva calidad, nuevos artículos y nuevas formas de satisfacer las necesidades de una industria que aún es, a pesar de sus obstáculos, uno de los elementos decisivos de la economía colombiana. ·

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.