Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/15/1997 12:00:00 AM

DE AQUI PARA ALLA

DE AQUI PARA ALLA DE AQUI PARA ALLA
Cuando el día apenas empezaba a despuntar y los primeros rayos del sol iluminaban las azules aguas del Caribe el cuartel general de las candidatas, ubicado en el tercer piso del Hotel Hilton, parecía un manicomio. Ellas iban y venían. Las chaperonas daban órdenes. En los salones de maquillaje los estilistas no daban abasto para atenderlas. Los diseñadores pegaban sus últimas puntadas a los vestidos que las reinas iban a lucir en esa ocasión. Al final los gritos de las chaperonas se hacían más fuertes. Las agujas del reloj avanzaban inexorablemente y ya era hora de salir para los ensayos y los compromisos con los patrocinadores. Esto era apenas el comienzo. Como en una pelea de boxeo, era el primer round de la mañana. Después de asistir a los interminables desayunos y desfilar una y otra vez para los invitados especiales, luciendo artículos para promocionar diferentes marcas, corrían de la mano de sus edecanes para abordar las busetas que las llevarían a un lugar que se convirtió en el más custodiado: el auditorio del Centro de Convenciones, donde todos los días ellas ensayaron la coreografía para la noche de coronación. Allí permanecían todo el día y después de esa extenuante jornada regresaban a su cuartel para ponerse nuevamente en mano de sus preparadores y estar en punto en blanco para salir a los clubes y salones y cumplir con los compromisos de rigor. Sólo hacia la media noche retornaban a sus cuartos en busca de la cama para conciliar el sueño aunque fuera por unas horas. Algunas caían rendidas, otras se desvelaban soñando con la corona y el cetro de Señorita Colombia y volvían a la realidad cuando al amanecer comenzaba otra vez a funcionar el manicomio real.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com