Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/25/1994 12:00:00 AM

DECORACION Y VIVIENDA

DECORACION Y VIVIENDA, Edición 634, Sección Especiales, 23100 DECORACION Y VIVIENDA
TIEMPO DE SANTUARIOS
COMO EN UN HAIKU JAPONES, EN LOS modelos miniatura de los grandes santuarios de esa cultura sólo cobra vida lo esencial. Basta observar estos cuatro minúsculos templos -reproducidos en imágenes en la última edición de la revista Architectural Digest- para descubrir que detrás de tan elaboradas formas se esconde un espíritu pleno de simpleza y naturalidad.
La lluvia primaveral: entre los árboles se ve un sendero hasta el mar
Otsuyu (1675-1739)
Las pequeñísimas reproducciones de espacios de adoración, pagodas y solones de té que adornan cientos de hogares en Japón están cubiertas con un tóno similar al de este poema y al del espíritu Zen tan difundido en todo el país. Vistas con ojos occidentales resultan pequeños milagros a escala en perspectiva y volumen de otros milagros superiores. Pero admirados con una mentalidad un poco mas amplia, teñida del sentimiento de unidad con el universo que experimentan los sacerdotes orientales, se convierten en pequeños fragmentos de un bosque misterioso.
Es que el material del que están hechos -madera, siempre madera- evoca raíces, hojas, pájaros, ríos, colinas, piedras... y ante ellos resulta difícil evitar otra comparación que les es cercana. Para quienes han podido disfrutar del cine de Akhira Kurosawa y recuerdan Sueños, una de sus últimas creaciones, cada una de estas piezas a escala es metáfora y fetiche inspirador de esos paisajes de flores y bosques, primavera e invierno.

Hijos de los árboles
Las réplicas más grandes no superan las 50 pulgadas de alto x 50 de ancho, cuando cada pulgada equivale a 2.54 centímetros. Esto quiere decir que las piezas son por lo general de menos de un metro, y con todo y esto logran capturar un sentimiento tan penetrante y esencial que puede ser entendido por cualquier extranjero.
¿Las maderas? Ciprés, cedro, cerezo, criptomeria y otras que no tienen traducción a ningún idioma, pues son únicas en Oriente, como keyaki, tsugi y kiri. ¿Otros materiales? El metal, pero usado tan discretamente que no llama la atención. ¿Y el resultado? En palabras de James Dickey, quien escribió la nota al respecto en la más reconocida revista estadounidense de arquitectura: " El espíritu no está envuelto en el tamaño ni interesado en él. En el caso de los templos Shinto están envueltos con la esencia, el maná, el toque de los ancestros... Son creados en madera ancestral en exquisitas formas que incluyen curvas que no son curvas, ángulos que no dan la apariencia de serlo, líneas casi invisibles pero sustanciales.. . Enteramente maravillado, el extranjero no puede susurrar ayuda. Es madera como aire estilizado, pero aire de bosque. Lo más lejano al diseño común desde lo gótico hasta la ciudad occidental".
Falta la tridimensionalidad que no es posible en la fotografía. Pero concentrándose un momento en estas imagenes se puede empezar a experimentar un disfrute estético que no pasa por las esquemáticas proporciones que la mente occidental acepta, aunque no viola ninguna de sus reglas. Tener una pieza de estas frente.. . Bueno, eso es superior, muy superior.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Se cumplen 30 años del Concierto de Conciertos

    close
  • La respuestas a la tala de árboles

    close
  • Hay que aprender a comer

    close
  • 30 años del concierto de conciertos: la noche que todos maduramos

    close
  • Rodrigo Pardo analiza la encuesta de Invamer

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.