Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/12/1993 12:00:00 AM

DIA DEL PADRE

DIA DEL PADRE, Edición 580, Sección Especiales, 20177 DIA DEL PADRE
Organos sensibles
EMBOTELLAMIENTOS EN cada esquina, vendedores ambulantes en todos los semáforos, peatones imprudentes que cruzan la calle con el semáforo en verde y conductores desconsiderados, son el pan de cada día al salir de casa hacia el trabajo. Por otro lado, una vez en la oficina el teléfono no para de sonar y las reuniones empresariales, los cocteles y las numerosas responsabilidades sobre los hombros no dejan tiempo a la reflexión y mucho menos al descanso. ¿Los resultados? Cansancio, tensión aIta, agotamiento nervioso, molestias estomacales y hasta neurosis.
Estos son términos plenamente conocidos y el remedio supuestamente es un poco de descanso. Pero ¡cuidado! no es tan fácil. El cansancio es una especie de envenenamiento muscular.
Cuando se ha realizado una actividad, física o mental demasiado exigente el cuerpo produce ácido láctico en grandes cantidades y éste afecta tanto aI cuerpo como al cerebro. En las competencias deportivas, el momento en que esto sucede es conocido como "punto muerto": se presenta un estado de parálisis en las fibras musculares, el cerebro, la sangre o los centros respiratorios.
Pero no sólo los deportistas lo sufren y si ocurre, hay que tomarlo con calma. Lo mejor es un buen masaje que ayude a estimular la circulación sanguínea y unos baños de vapor.
Cuando se aplican estos tratamientos a un cuerpo cansado la sensación es de total mejoría y vitalidad.
Claro que es necesario diferenciar fatiga de agotamiento. En el caso del agotamiento, ni aun el sueño proporciona mejoría. Contrario a lo que podría pensarse, el cerebro se pone en un estado de excitación tal que no permite descanso alguno.
Como consecuencia el agotado que trabaja se ve ansioso, inquieto, no rinde en su trabajo, no se siente satisfecho de sí mismo y es inconstante en sus acciones. Además se pierde el apetito, hay mala digestión, espasmos dolorosos del estómago y los intestinos, disminuye de peso, duele la cabeza y se sienten opresiones en el corazón. Industriales, comerciantes, políticos, médicos, abogados y periodistas son los candidatos perfectos para esta enfermedad. Lo primero que hay que combatir, cuando se presenta el agotamiento es el nerviosismo y la irritabilidad.
Como se ve, el área más afectada es el estómago. Este órgano es, por decirlo así, muy emotivo. Habitualmente el color de sus paredes es rosado o naranja, pero ante una situación de irritabilidad o contrariedad se vuelve rojo vivo.
Todo esto provoca una secreción exagerada de jugo gástrico, un aumento en las contracciones del estómago, una fuerte congestión de la mucosa gástrica que se manifiesta en los ardores estomacales y la sensación de náuseas. Tres hombres de cada 10, presentan síntomas de este mal cuando pasan de los 40 años. En este caso lo mejor es evitar el consumo excesivo de aspirina o cortisona. Y ni hablar de las comidas irregulares y el alcohol.
Pero de todas las consecuencias nocivas que trae la vida moderna la más peligrosa es la hipertensión arterial. Surge cuando los factores emocionales provocan una constricción, es decir un estrechamiento de las pequeñas arterias del riñón y se segrega una hormona especial llamada renina, causante del espasmo arterial de la tensión alta.

Alcohol moderado
Otro mal que llega junto con el estrés es el alcohol. Se ha podido comprobar que no es tan malo un trago diario. Es más, hay cifras que dicen que tomar dos latas de cerveza, ocho onzas de vino o dos tragos de una bebida fuerte al día, eleva el nivel de lipoproteínas de alta densidad, conocidas como colesterol bueno. Este tipo de proteínas no obstruyen las arterias y protegen contra las enfermedades cardíacas. La clave para obtener este beneficio es la moderación. Son siete tragos a la semana, es decir uno diario. sin embargo es un hecho que hay personas que deben evitar esta terapia. Por ejemplo cuando se tiene un miembro de la familia con antecedentes de alcoholismo. Si se sufre de alergia o se viaja en avión frecuentemente y cuando la actividad diaria es demasiado complicada. En este caso el alcohol dificulta la absorción de la vitamina B, que es esencial para combatir el estrés. Un aperitivo antes de ir a la cama puede hacer dormir más rápido, pero es posible que se tengan pesadillas e intranquilidad durante la noche.
Otro mal cada día más común es la neurosis. Generalmente se presenta por sentimientos de culpabilidad, de insatisfacción personal o frustración. Se conocen varias clases pero la más común es la neurosis de angustia. Los síntomas son claros: palpitaciones, sensación de ahogo, dolores estomacaes, crisis diarreicas, digestiones pesadas, hipo, sudoración fácil, dolores de cabeza e insomnio.
Y por supuesto que las enfermedades del corazón no podían quedar por fuera. Son la causa principal de muerte en edades que comprenden los 25 a los 64 años. El grupo de alto riesgo lo forman individuos con problemas de colesterol, que fuman más de 30 cigarrillos diarios o los propensos a la diabetes. El hombre actual moviliza su enerqía contemplando la televisión, fumando y consumiendo alcohol. Si a estos factores sele suman las inmensas cargas emocionales del hombre de hoy, el resultado no puede ser más gris. Por todo esto, sería bueno empezar por incluir rutinas diarias de ejercicio y relajación. Así como buenos hábitos alimenticios, culturales y mentales.
Y definitivamente lo mejor para aclarar el panorama es una actitud positiva ante la vida y los percances. Así que la próxima vez, antes de angustiarse o enojarse demasiodo, hay que pensar que si el estómago es de color rosa ¿por qué no puede ser así la vida?

Misterios de la memoria*
NORMALMENTE NADIE RECUERDA el propio nacimiento ni cómo aprendió a comer, gatear, caminar o hablar. Considerando lo mucho que se aprende durante los primeros años de vida, resulta asombroso que se recuerde tan poco de ellos. ¿Cómo es posible olvidar tanto en tan corto tiempo? Sigmund Freud pensaba que el olvido de las experiencias infantiles es necesario para la supervivencia, y que se consigue por medio de la represión o bloqueo de los recuerdos que producen angustia.
No hay teorías científicas más debatidas y refutadas que las de Freud, pero la del olvido infantil se había aceptado dócilmente. Ahora, sin embargo, varios investigadores de la memoria han llegado a la conclusión de que la gente no recuerda sus primeros años, no por causa de la represión, sino porque a corta edad nadie tiene memoria. Esta es una facultad que se va desarrollando lentamente.
Lo que no dicen estos científicos es cuándo aparece la capacidad de recordar, pero es evidente que existe a los tres años y medio, ya que no es difícil hacerle contar a un niño o niña de esa edad lo que sucedió durante el paseo al parque o la visita a los abuelos. El memorizar fácilmente unas cosas y muy difícilmente otras. Papá tiene que repetirle por décima vez de qué manera debe pronunciar una palabra. ¿A dónde fue a parar el recuerdo de las nueve anteriores? También los adultos olvidan mas de lo que memorizan. ¿Dónde, por qué y para qué se almacenan tantos recuerdos recientes... si es que se almacenan? ¿Acaso conservamos sólo una parte de los recuerdos y el resto se destruyen al morir las neuronas, las células cerebrales que no se renuevan?
Todavía no han podido despejarse todas las incógnitas que nos presenta la memoria Sin embargo los investigadores han identificado algunas y han descubierto que sí existe un bloqueo de recuerdos dolorosos en la mente.

¿Se le borró el disquete ?
Actualmente se entiende también que la amnesia de telenovela dista mucho de la auténtica. Esta última jamás se cura repentinamente. Un trauma físico puede provocar el olvido de una parte de la vida anterior al accidente, o de toda, y la recuperación puede tardar semanas, meses o años. No se sabe de ningún caso en el que la víctima haya recuperado el recuerdo de lo concerniente al accidente.
Es famoso el caso de un ingeniero de aviación norteamericano que se fracturó el cráneo en 1960 y perdió la memoria de los hechos posteriores al trauma. Cuando volvió a su trabajo, recordaba fórmulas matemáticas pero 15 años más tarde su estancia en el hospital todavía seguía en el olvido.
La amnesia producida por un trauma emocional se denomina "fuga". La persona tienen problemas tan graves que no puede enfrentarlos y se escapa de ellos olvidándolos. La más extraña de todas las formas de amnesia es la que provoca el olvido de la propia identidad y se combina a veces con la adopción de una identidad falsa. La más común, en cambio, es la amnesia de Korsakoff provocada por el exceso de licor unido a la escasez de comida.
La memoria es una facultad compleja que tiene que ver, además, con la cultura a la que se pertenece. ¿En qué sentido? Cuando se es víctima de un hurto o un atraco (está comprobado) es difícil identificar el rostro del criminal si pertenece a una raza distinta de la propia. Un hábil interrogador puede lograr que alguien "recuerde" lo que jamás vio.
*Adaptado de "Desenredando el misterio de la memoria", por Paula Dranov en Cosmopolitan, año 16, No. 11.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Así se vivió el primer campeonato africano de 'Fútbol Freestyle'

    close
  • Se cumplen 30 años del Concierto de Conciertos

    close
  • La respuestas a la tala de árboles

    close
  • Rodrigo Pardo analiza la encuesta de Invamer

    close
  • "El mundo cambió. Hoy se requiere mayor flexibilidad en las normas laborales"

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.