Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/31/1993 12:00:00 AM

Día de la Madre

Día de la Madre, 19952 Día de la Madre
¡Ojo al calcio!
CUIDADO! LAS MUJERES DE RAZA BLANca, constitución delgada o que alguna vez fueron operadas de los ovarios, pueden lleqar a sufrir de osteoporosis al entrar a la madurez. Al parecer, la frecuencia de esta enfermedad ha crecido con el tiempo y el ritmo de vida actuales, desplazando al cáncer de útero, que era la dolencia de más alto riesgo en las mujeres colombianas. Pero, ¿qué es? Una falla en la masa ósea, producida por la reducción anormal de calcio en los huesos, lo que los vuelve porosos y blanco fácil de toda clase de fracturas debido a su inconsistencia.
Según el doctor José Maria Rodríguez, cirujano de columna vertebral en la Fundación Santafé de Bogota y profesor universitario, esta enfermedad ha encontrado en la mujer que pasa de los 40 años el candidato perfecto. Aunque también se presenta en los hombres con menor frecuencia.
La razón es, generalmente, la llegada de la menopausia, ya que los cambios hormonales (a nivel de estrógenos) son muy drásticos y se pierde calcio en grandes cantidades. Se debe aclarar, sin embargo, que es normal que tanto mujeres como hombres bajen el nivel de este elemento en el organismo de los 40 a los 50 años en adelante (osteopenia). La osteoporosis se presenta cuando la pérdida es excesiva.
Siguiendo la explicación ofrecida por el doctor Rodriguez a SEMANA, la enfermedad puede ser de dos clases: primaria o secundaria. La primaria es aquella cuyo origen se desconoce, puede ser padecida hasta por los niños y causa deformaciones principalmente en la columna y la cadera.
En cuanto a la secundaria, suele presentarse en mujeres que han tenido problemas menstruales, en aquellas que han sido operadas de los ovarios y las que presentan menopausia precoz.
El cigarrillo, el café y el alcohol en exceso pueden ser sus causas, lo mismo que los trastornos en las glándulas endocrinas y en la tiroides, la artritis reumatoidea y las enfermedades del hígado. Algún grado de riesgo corren también las personas habituadas al consumo de medicamentos como cortisona, anticonvulsivantes (utilizados en la epilepsia) y antiácidos.
Asunto de densidad
Una forma eficaz para detectar la enfermedad a tiempo es una radiografía especial que mide la densidad de los huesos y que se denomina osteodensimetría . Cuando la densidad se ve afectada en 40 por ciento o más, la enfermedad ha hecho su aparición. El examen es sencillo y no demasiado costoso. Por tanto, el doctor Rodríguez considera ideal que todas las mujeres, propensas o no, lo tomen al llegar a los 40 años.
El tratamiento habitual es el uso de sustitutos hormonales para reestablecer la pérdida de estrógenos y, como es obvio, también el aumento en las dosis de calcio, de flúor y de vitamina D. En casos avanzados se recetan antiinflamatorios y calcitonina. Esta última es para el dolor agudo y se inhala por la nariz.
Por fortuna, los ginecólogos, endocrinólogos, especialistas en columna y ortopedistas prestan hoy singular atención a las mujeres con edad y antecedentes que permiten ubicarlas en el grupo de mayor riesgo. Durante los últimos cinco años la frecuencia de casos ha ido creciendo, así como las investigaciones que cada día se acercan más al tratamiento o medicina que cure este mal. Ya existe una droga que inhibe la pérdida de calcio en el organismo aunque todavía no se ha comercializado.
No hay por qué alarmarse, ya que en este, como en la mayoría de los males, mejor es prevenir que lamentar y no se debe esperar a cumplir los 40 años para iniciar la prevención.
Esta debe ser prioritaria desde la niñez y la adolescencia. El deporte, una alimentación rica en proteínas, en vitaminas y especialmente en calcio, son factores decisivos para evitar el debilitamiento de los huesos en la vejez.
No hay estadísticas reveladoras sobre el número de mujeres colombianas que sufren actualmente osteoporosis.
Sin embargo, se presume que en el país la cifra está creciendo debido, entre otras causas, a que el promedio de vida también ha aumentado: hace tres lustros se vivía hasta los 50 años. Hoy, el promedio llega a los 68. Laboratorios e instituciones como la Fundación Santafé y el hospital San Juan de Dios, adelantan estudios que sin duda darán nuevas luces alrededor de la verdadera dimensión de la enfermedad en nuestro medio.
Por ahora, lo único que se tiene a mano para visualizar la fuerza que ha alcanzado son las estadísticas estadounidenses, que colocan a la osteoporosis en el segundo lugar de morbilidad femenina para pacientes mayores de 50 años. En su mayoría, las mujeres gringas que la sufren son victimas de fracturas de vértebras, cadera, puño o pelvis al punto en que algunas que dan lisiadas de por vida. Pero los datos que anteceden a éstos son aún más reveladores: a los 60 años. el 25 por ciento de las mujeres de ese país presentan apreciable pérdida de la densidad ósea y de ellas, un 70 por ciento ya tienen signos seguros de la enfermedad.
De cualquier modo, el panorama no es tan oscuro. De nuevo hay que recalcar que el deporte y la alimentación balanceada desde la infancia, despedir el cigarrillo, el café, el alcohol y hacerse exámenes a tiempo, costumbres todas que hoy se están rescatando, evitarán esta penosa enfermedad.

EDICIÓN 1884

PORTADA

Duque versus Petro: La hora de la verdad

A una semana de las elecciones la diferencia entre encuestas genera tensión, incertidumbre y hasta pánico. Sin embargo, en la de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA, Iván Duque alcanza una amplia ventaja.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1885

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.