Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/31/1993 12:00:00 AM

Día de la Madre

Día de la Madre, 19953 Día de la Madre
Secretos de la buena mesa
PROBABLEMENTE POCAS COSAS SEAN tan gratas como Ilegar donde los mejores amigos y encontrar todo correctamente dispuesto para compartir una noche agradable. La dueña de casa se sienta con tranquilidad a conversar y a la hora de la cena, todo sigue su curso: las bandejas van y vienen sin tropiezo, los platillos se ofrecen en secuencia lógica y las velas encendidas, junto al ramo de flores frescas, crea un efecto espejo sobre la brillante tapa de la consola.
Sin carreras y sin desagradables "accidentes" sobre el tapete, la mesa o el piso de madera o mármol, cualquier receta, por sencilla que sea, sabe muchísimo mejor. Por esto, antes de planear el menú para el próximo compromiso importante, bien vale la pena echar un vistazo a ese espacio "sólo para eventos especiales" que está entre la cocina y las salas de reunión: el comedor.
Como nadie ofrece ya almuerzos o cenas donde los comensales se sientan a la mesa, lo que antes era puramente decorativo se convierte ahora en herramienta indispensable.
Definitivamente, hay que contar con una consola o con un bufé que servirá de "mesa auxiliar" desde donde se irán pasando una a una las bandejas para que los invitados se sirvan.
Sin embargo, no cualquiera de estos muebles queda bien en la pared de apoyo de ese espacio con 12, 15 o más me tros cuadrados. Asi lo explicó a SEMANA el decorador de interiores Fernando García, quien presentó además toda una serie de consejos y habló sobre las últimas tendencias de la moda para los comedores.
Espacios muy transparentes
Antiguamente la gente usaba bufés grandes y aparatosos pues iban muy bien en casas de techos altos y ambiente frío. Pero en los apartamentos de hoy es difícil subir un "armario" de ese calibre y lograr proporcionar el espacio utilizándolo. El bufé o la consola no llegan ahora a los 80 centímetros. Y en cuanto al primero, se diferencia de esta en que tiene cajones y compuertas para guardar la vajilla, los cubiertos y las piezas de servir y, además, es del mismo tamaño que la mesa, mientras la consola se usa siempre más grande o más pequeña que aquella de 1.60 ó 2.20 cuando la mesa mide 1.80 de largo.
¿Qué tal poner sobre cualquiera de los dos un arreglo con chamisos combinado con flores inmortalizadas? O quizá luzcan bien una pareja de candelabros clásicos, largos, delgados y en plata, acompañados por un juego de té en el otro extremo del mismo mueble. Todo depende del gusto del anfitrión. Pero siempre se debe tener en cuenta que si los accesorios son delicados y las reuniones frecuentes, el constante cambio de puesto los deteriorará en poco tiempo. Contar de antemano con una mueble empotrado en la pared variará siempre la elección de la consola o el bufé. Pues debe buscarse un estilo similar o, por lo menos, los mismos materiales para no saturar el ambiente.
"Si el espacio es más bien pequeño escoger las tapas de mesa y consola en cristal es un recurso que otorga transparencia -explica Fernando García. Pero cuando lo que se busca es calidez, es bueno preferir la madera ". Ilustrando esta nota aparecen algunos de los comedores recientemente creados bajo la inspiración de modelos internacionales por este decorador.
Queda claro al observar las imágenes que el uso de vidrio en lugar de madera para las tapas exige un diseño espectacular en cada base.
Forma y color
Las mesas rectangulares están de nuevo en su mejor momento. Se puede afirmar, incluso, que ya lograron desbancar a las redondas, que reinaron por más de una década en casi todos los hogares colombianos. Tampoco se usan acrílicos, esparchados y plumés porque los acabados de hoy conservan la beta natural y tienden hacia los tonos tabaco y negro.
Flormorado, cedro, guayacán y comino crespo son las variedades de madera que más se prestan para tan exigente tendencia. Y van tintilladas en toda la gama de los ocre y los tierra.
En aquello de la forma, sin embargo, Fernando Garcia hace salvedades: "Lo importante es saber que queda bien de acuerdo con el espacio afirma . Para uno rectangular, lo mejor es una mesa también rectangular. Y para un espacio cuadrado podemos tener una mesa redonda, una ovalada o una también cuadrada en la que colocaremos dos sillas por cada lado ofreciendo capacidad de ocho puestos ".
¿Y de las medidas qué? Todos los fabricantes las conocen, pero quizá sea interesante que la dueña de casa también las mannje al dedillo: el puesto que cada persona necesita para moverse libremente y sin chocar con nadie es de 70 centimetros horizontales por 60 centimetros verticales de frente. Por eso las mesas se hacen de 1.60 metros de largo como mínimo (contando, claro, 20 centimetros de tolerancia entre los comensales y en las esquinas).
Cuando la mesa es redonda, para seis puestos se necesita 1.20 de diámetro y de ahí en adelante hay que aumentar entre 20 y 30 centímetros por cada nueva silla. Una opción ya tradicional cuando se necesita mayor capacidad es colocar dos sillas, una a cada lado del bufé o la consola.
Muros y ventanas
Las medidas son sólo una entre varias tradiciones que la mayoría de los decoradores aún conservan. Otra es escoger una pared de apoyo, revestirla en un material diferente o pintarla de otra forma para que pese más. Y colgarle un cuadro en formato horizontal. Sobre ese mismo muro va la consola o el bufé.
¿La rutina es de ellos o de sus clientas? Difícil saberlo.
Como difícil resultará intentar nuevas maneras de decorar este espacio con la misma funcionalidad. Es que a la cara actual de los comedores se ha llegado con siglos de experiencia y hoy se sabe, por ejemplo, que siempre conviene una iluminación central, aunque las formas de encontrarle expresión varíen constantemente: lámpara con luz halógena, descolgados de yeso, balas... Un comedor lo resiste casi todo, aunque este año lo que se impone son las lámparas deco, con platos de cristal opalizado. Al mismo tiempo que están de moda los tapetes rumanos e hindúes.
El uso complementario de cortinas y persianas para manejar la luz natural abre la posibilidad de completar la decoración con plantas. Están en boga las variedades más altas -Ave del Paraíso, Plata Mariposa, Palma Pony y Guayacán, por ejemplo para dar vida a los tristes rincones vacíos. Invariablemente, en materas de cemento pintado. Nada de acrílico o corcho. En comedores tan bien pensados da gusto lucir durante una noche especial un camino en jacard, algodón o gobelino que proteja la mesa pero al mismo tiempo permita lucirla. ¡Ah! Y buen apetito.

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.