Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/28/1994 12:00:00 AM

DISEÑO, CONFECCION Y MODA

DISEÑO, CONFECCION Y MODA, Edición 617, Sección Especiales, 22054 DISEÑO, CONFECCION Y MODA
SI LA MODA ES LEY...
SIGLOS Y MAS SIGLOS HAN PASADO DESDE que, para defenderse de los animales, los hombres empezaron a vestirse tratando de imitar sus pieles. La ropa sirve, de mucho tiempo atrás, para expresar una actitud ante la vida, para declararle la guerra a las convenciones o para mostrarse como fiel seguidor de ellas, para expresar poder o para tratar de negarlo, entre otros muchos objetivos.
Sin embargo, en todas las épocas hay ciertos personajes que, con buenas o malas intenciones, intentan pensar y sentir por todos. Lo que lleva, desde luego, a que pretendan uniformarlos. Afortunadamente, sin éxito.
En esta nota, preparada gracias a la valiosa colaboración de Humberto Palacio, el director de la Colegiatura Colombiana de la Moda en Medellín y un experto en el tema, aparecen algunas de las más curiosas "leyes suntuarias" creadas por diferentes gobiernos.
La primera ley para el "correcto vestir" que recuerde la humanidad apareció en Asiria en el año 1200 antes de Cristo.
Esta ordenaba tanto a las mujeres libres como a las casadas que salieran a la calle cubiertas por un velo. Pero la Orden, aún practicada en ciertos países del Oriente, al parecer no tuvo entonces connotaciones religiosas.
Más tarde, en el año 333, poco después de la inauguración de Constantinopla, Constantino concedió por edicto privilegios considerables a las telas teñidas en púrpura auténtica y las brochadas en oro: estaban reservadas para la corte y reglamentadas estrictamente en su comercio.
El tiempo fue avanzando y el asunto se hizo más complejo. La tarea de establecer leyes suntuarias era ya una desfachatada respuesta de los nobles al acceso cada dia mayor de los burgueses al gran lujo. En Francia, los cónsules de Montauban prohibieron, en 1274 y 1291 llevar a la calle ciertas pieles, prendas de púrpura y de seda. Por otras causas, el IV Concilio General Luterano establecieron que los judíos debían llevar un sombrero puntiagudo. Y los heréticos, condenados por brujeria, tenían que cargar insignias especiales y usar determinados cortes de cabello.
Pero quizá "la tapa de la olla" en esta historia se encuentre en Francia, en plena revolución francesa. Entonces, la Sociedad Republicana de Arte creó un comité dedicado a diseñar el traje que deberia usar toda la ciudadanía. En mayo de 1794 el pintor David fue invitado para mejorar el traje nacional y adoptarlo al carácter y las costumbres revolucionarias.
Desde luego, el resultado final sólo fue aceptado por algunos amigos del artista. ¡Y pensar que hoy, hasta los presidentes franceses usan blue jeans! -

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.