Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/24/1992 12:00:00 AM

EJECUTIVOS DE HOY

EJECUTIVOS DE HOY, Edición 534, Sección Especiales, 18079 EJECUTIVOS DE HOY
EL ESTRES: UN ARMA DE DOBLE FILO
SIN LUGAR A DUDAS EL MAYOR DOLOR DE cabeza de los ejecutivos de hoy es el que produce el estrés: el inevitable resultado de las largas listas de numeros, las llamadas telefónicas, las citas de negocios, la correspondencia y los contratos.
A pesar de esto, vivir bajo presión también puede resultar un método eficaz para ser un ejecutivo modelo. Según los especialistas, la eficiencia y la responsabilidad aumentan cuando la labor que se desempeña es muy exigente y disminuyen cuando el trabajo es poco o aburridor.
Un estudio reciente realizado por dos sicológos norteaméricanos demostró que el nivel de presión es proporcional a la atención y la disposición mental de los individuos. Es decir que estas últimas alcanzan un alto grado de desarrollo cuando el esfuerzo laboral requerido es mayor. Esto no significa que el trabajo en exceso sea la mejor opción ni que eliminar las presiones sean la mejor fórmula para evitar el estrés.
Afirmar a ciencia cierta a cuanta presión puede someterse a una persona para que esta realice un buen trabajo es de hecho bastante difícil. Lo cierto es que en el momento en que sea imposible desarrollar con habilidad la mayoría de las actividades laborales, es conveniente detenerse. Aunque para muchos ejecutivos es un gran reto enfrentarse cada día a una mayor cantidad de trabajo y salir airoso en la prueba, esto algunas veces ocasiona serios problemas. Todo puede comenzar con un leve dolor de cabeza y terminar, en el más grave de los casos, con una muerte prematura. Pero así como en la mayoría de ocasiones la presión y el estrés son producidos por la misma persona que los padece, las soluciones también se en cuentran bajo su manga.
El primer paso y tal vez el más importante es considerarse tanto o más valioso que el trabajo mismo. Para lo que es necesario destinar algunas horas para realizar actividades que pueden parecer cotidianas como leer, hacer ejercicio o compartir momentos en familia.
La fatiga y el cansancio siempre se hacen evidentes a nivel emocional, mental y sobre todo físico. Por eso es aconsejable buscar la tranquilidad de alguna manera como descanso al aire libre, reuniones como amigos, momentos de soledad, es decir, actividades que logren estabilizar el desajuste emocional dae ese momento.
De igual manera, huir de las grandes presiones no es tan necesario como escapar del uso de ayudas externas. Los estudios realizados con base en este fenómeno demuestran que, por ejemplo, el cigarrillo lejos de relajar como se cree normalmente produce altos niveles de estrés. Los tranquilizantes, al alcohol y el café también son algunos de los recursos más utilizados para sobrellevar la presión pero desafortunadamente producen el mismo efecto que el cigarrillo.
Asímismo para superar los momentos de presión se requiere una destreza especial para manejarla. Una buena solución para capotear la solución acertadamente es tener un buen ambiente de trabajo porque según un experto, una oficina rígida impide la integración armónica entre la empresa y quienes hacen parte integral de ella.
Pero no solo es el ambiente laboral el que determina la estabilidad emocional de los ejecutivos, también están dentro de los objetivos de una empresa el diálogo, la confianza y los incentivos. Elementos que llevados a la práctica son los pilares de la estabilidad loboral y emocional de los empleados. Es necesario tener encuenta
que los trabajos rutinarios y poco estimulantes son los enemigos número uno del progreso de una empresa, por eso los ejecutivos no se pueden dar el lujo de que esta situación se presente en el itinerario laboral de sus empresas. Reconocer los logros de los trabajadores es fundamental para aumentar la eficiencia en sus labores. De la misma manera es importante evitar las grandes cargas de trabajo, porque, hoy por hoy, no se trata de cantidad de trabajo sino de calidad de trabajo.
En conclusión, lo cierto es que hasta hace muy poco la palabra estrés no hacia parte del vocabulario empresarial, pero hoy es uno de los más grandes síntomas que deben afrontar los ejecutivos. Pero con los resultados de las investigaciones queda demostrado que la enfermedad no es tan grave siempre y cuando se maneje con precisión y no bajo presión. De una u otra forma tienen razón quienes afirman que hay que coger al toro por los cuernos y el estrés hay que capotearlo de la misma manera.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1899

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.