Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/23/1995 12:00:00 AM

EL HOMBRE NUCLEAR

EL HOMBRE NUCLEAR, Sección Especiales, edición 660, Jan 23 1995 EL HOMBRE NUCLEAR
QUE MILLONES DE colombianos desde hace décadas se ven obligados a viajar a otras latitudes en busca de un destino, es una verdad sabida. Pero que uno de ellos termine en una cárcel alemana acusado de contrabandear plutonio desde Rusia rebasa todos los límites conocidos. Fue el caso de Justiniano Torres, un mesero nortesantandereano que en los años 70 consiguió una beca para estudiar medicina en la URSS, en los 80 regresó a Colombia a probar suerte y no la encontró, y en los 90 volvió a Moscú con la idea de convertirse en intermediario de venta de armas. Después de un par de negocios exitosos gracias a los cuales vivió días de gloria -que quedaron registrados en fotos con su esposa Natalia en el metro de la capital rusa- llegaron las vacas flacas, y con ellas una oportunidad que resultó tramposa cuando unos españoles le propusieron sacar plutonio de Rusia hacia Alemania. El plutonio, una peligrosa y valiosa sustancia cuyas poco controladas reservas rusas preocupan al mundo entero, fue la última escala de este hombre que hoy espera una sentencia de los tribunales alemanes.-

EDICIÓN 1902

PORTADA

Memorias de medio siglo

Enrique Santos Calderón cuenta las últimas cinco décadas en Colombia a través de su papel en el movimiento estudiantil de los sesenta, su militancia en la izquierda en los setenta, su pluma en ‘Contraescape’, su oficialismo como director de ‘El Tiempo’ y su relación con el hermano-presidente.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1902

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.