Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/14/2004 12:00:00 AM

El hombre trompo

Enrique Leal rescató del olvido los juegos populares y ahora recorre las poblaciones más pobres del país regalándoles juguetes a niños de escasos recursos.

El hombre trompo El hombre trompo
Enrique Leal comprendió la importancia de los trompos el día en que un niño de un barrio marginal de Bogotá le propuso intercambiar su esfero por uno de los trompos con los que Enrique hacía una exhibición. Cuando el publicista le dijo que los útiles escolares no eran canjeables por juguetes, el muchacho le respondió que no había de qué preocuparse pues el esfero no era otra cosa que una cuchilla disfrazada. Enrique le preguntó de dónde había sacado el arma y el niño respondió que muchos jóvenes de su colegio tenían una. Esa noche Enrique se encerró en su pequeña empresa de plásticos y con los restos de materia prima que le quedaban fabricó 5.000 trompos para intercambiarlos al día siguiente por las cuchillas.

Esta es sólo una de las tantas anécdotas que enriquecen la hoja de vida de este singular hombre, quien sin el apoyo económico de ninguna institución pública o privada, ha logrado llevarles alegría a miles de niños de escasos recursos a lo largo y ancho del país.

Enrique Leal es un convencido de la importancia del juego en el desarrollo físico, social y afectivo de los jóvenes y por eso rescató del olvido la práctica de juegos tradicionales como el trompo, el diábolo y la bodoquera. Con estas actividades los pequeños perfeccionan su motricidad fina y gruesa, la concentración y la coordinación entre vista y mano, al tiempo que aprenden a calcular la velocidad y el manejo tridimensional del espacio.

Desde que comenzó el proyecto, Enrique y su grupo de voluntarios han visitado municipios de Chocó, Amazonas, Cundinamarca y el Eje Cafetero, y se han encontrado con comunidades sumamente pobres en las que los niños ni siquiera tienen muñecas o pelotas para jugar. Además de realizar exhibiciones, el grupo viaja en compañía de médicos y odontólogos que aprovechan la jornada lúdica para atender a los pequeños y sus familias.

Para financiar las expediciones a estas regiones, Enrique hace talleres sobre juegos tradicionales en varios colegios de Bogotá, y con el dinero que recoge se fabrican los juguetes que se van a regalar a los jóvenes de escasos recursos. "La mayor satisfacción -señala Enrique- es la felicidad de los niños. Muchas veces el juguete es lo de menos. Lo que quieren es amor".

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.