Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/9/1995 12:00:00 AM

EL 'PALOMO' BAILO TANGO

Comenzò el año como el paria del fùtbol colombiano. Y lo terminò como su ùnico hèroe internacional

EL 'PALOMO' BAILO TANGO EL 'PALOMO' BAILO TANGO
HACE APENAS UN AÑO HABLAR BIEN DE ALBEIRO EL 'Palomo' Usuriaga era casi pecado. En medio de las gigantescas expectativas que los amantes del fútbol en Colombia y el mundo se hacían con respecto al papel de la selecciòn nacional en el mundial de USA 94, nadie se acordaba del espigado puntero, o si lo hacía era para citarlo como ejemplo de lo que ya no cabía en la selección. Pero como sucede a veces, el tiempo le dio la oportunidad de reír al último y por ello mismo, de reír mejor. Después de que los miembros de la selección desperdiciaron la oportunidad de oro del mundial, Usuriaga hizo renacer la esperanza, ni más ni menos que en las exigentes canchas argéntinas. Había recorrido un largo camino para llegar allí. De un equipo chico, como el Cúcuta Deportivo, pasó a mediados de la década pasada a las filas del Atlético Nacional. Allí sus cabriolas lo condujeron directamente a la Selección Colombia, donde el juego de piques largos y contundentes, adornados por sus amagues y coronados por sus primeros goles, lo perfilaron como uno de los triunfadores en Italia 90. Pero alguien le canceló su tiquete. Reprochándole su indisciplina y sus desaciertos fuera del campo, el seleccionador Francisco Maturana le dejó de lado.
Tras el veto de Maturana, Usuriaga peregrinó de equipo en equipo. Pasó sin pena ni gloria por el Málaga de España y luego regresó al América de Cali. donde estuvo más tiempo en la banca que en el terreno. Por ello, el 'Palomo' se fue volando ante la primera oferta extranjera, que venía de un club cuyo nombre parece el más indicado para este díscolo jugador: el Independiente, la legendaria escuadra de Avellaneda donde hasta hace pocos años los técnicos del fútbol colombiano buscaban estrellas argentinas para importar. Allí Usuriaga se hizo ídolo como protagonista indiscutible del título nacional y del continental de la Supercopa ganados este año por el equipo rojo.
Difícil decir por qué este jugador ha brillado tanto en tierras tan difíciles después de tropezar tan duro en su propio país. Pero, teniendo en cuenta que los problemas del 'Palomo' en Colombia ocurrieron siempre fuera de las canchas, la única conclusión posible es que en el país, a diferencia de lo que sucede en otros como Argentina, los directores técnicos lo son solo en el campo de fútbol. Y casi nunca en el de la vida diaria de sus pupilos, que tan desorientables resultan más allá del manejo mismo del balón, como lo demostró dramática y tristemente para Colombia el Mundial de Estados Unidos.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "Si hay vida fuera de este planeta debe ser muy lejos"

    "Si hay vida fuera de este planeta debe ser muy lejos"

    close
  • "Es posible morir bien y sanos así estemos enfermos"

    "Es posible morir bien y sanos así estemos enfermos"

    close
  • Álex Saab, el hombre de Maduro

    Álex Saab, el hombre de Maduro

    close
  • Este domingo se abrirán oficialmente las puertas del Movistar Arena

    Este domingo se abrirán oficialmente las puertas del Movistar Arena

    close
  • ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1903

PORTADA

¿Quién es el colombiano prófugo y socio del régimen de Maduro?

Esta es la increíble historia del empresario Álex Saab, el hombre que hizo llave con el presidente de Venezuela para ejecutar operaciones por cientos de millones de dólares en el mundo con la comida de los venezolanos.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1903

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.