Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/13/1997 12:00:00 AM

EL REGRESO DE LEMOS

DESPUES DE RECIBIR EL APLAUSO UNANIME POR SU ELECCION, CARLOS LEMOS HIZO LO QUE LES CORRESPONDE A LOS VICEPRESIDENTES EN COLOMBIA Y A LOS REYES DE INGLATERRA: NADA

EL REGRESO DE LEMOS EL REGRESO DE LEMOS
En 1996 Carlos Lemos Simmonds supo estar en el momento preciso y en el lugar adecuado. En efecto, cuando todos los colombianos buscaban afanosamente la persona que había de reemplazar a Humberto de la Calle salió del cubilete el nombre de este respetado ex ministro li-beral. Su elección como nuevo vicepresidente logró el milagro de dejar satisfechos a los dos bandos en los que se ha dividido el país por cuenta del proceso 8.000. El país samperista, encarnado fielmente por el Congreso de la República, le reconoció su militancia en el Partido Liberal y sobre todo su lealtad con el presidente Samper en los momentos difíciles; y el país 'conspirador', cuyo principal objetivo es la restauración moral y el acercamiento con Estados Unidos, estuvo de acuerdo en que no había nadie mejor que Lemos para izar la bandera de la moralidad y tener línea directa con Washington.Lemos Simmonds se ha caracterizado por asumir posiciones verticales. Su vida pública no admite términos medios. El país recuerda todavía la valerosa actitud que asumió siendo ministro de Gobierno de Virgilio Barco a fines de 1989 para hundir la reforma constitucional por un narcomico que buscaba eliminar la extradición. Meses antes, luego del asesinato de Luis Carlos Galán, siendo Lemos ministro de Comunicaciones y de Justicia encargado, su concurso había sido vital para establecer la extradición por vía administrativa. El mismo debió firmar varias de ellas sin que le temblara el pulso.Pero quizás una de las virtudes que más le reconocen los colombianos a Carlos Lemos es su solidaridad con Samper en momentos en que el Presidente estuvo al borde de la caída. Cuando varios de sus más importantes funcionarios y hombres de confianza abandonaban al primer mandatario, Lemos no dudó un segundo en ofrecerle su respaldo. Luego del fallo absolutorio de la Cámara de Representantes firmó varias cartas de apoyo y movilizó a varios embajadores en favor de Samper. La gestión realizada por Lemos en esos momentos difíciles fue bien reconocida por Samper, quien postuló su nombre para vicepresidente. La lealtad de Lemos en materia diplomática fue comparada con la de Horacio Serpa en materia política. Pero mientras éste espera convertir ese reconocimiento en votos para las presidenciales de 1998, el vicepresidente parece dispuesto a quedarse quieto en su cargo, que bien puede ser el de su jubilación definitiva.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "Es una refrendación de mi inocencia": Cepeda gana batalla jurídica a Uribe

    "Es una refrendación de mi inocencia": Cepeda gana batalla jurídica a Uribe

    close
  • Las razones por las que los estudiantes continúan marchando

    Las razones por las que los estudiantes continúan marchando

    close
  • Los mitos más populares de la ciencia

    Los mitos más populares de la ciencia

    close
  • "Nos hicieron un gran daño", organizador del concierto de Marduk

    "Nos hicieron un gran daño", organizador del concierto de Marduk

    close
  • ¿Cuánta agua subterránea hay en el mundo?

    ¿Cuánta agua subterránea hay en el mundo?

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1902

PORTADA

Memorias de medio siglo

Enrique Santos Calderón cuenta las últimas cinco décadas en Colombia a través de su papel en el movimiento estudiantil de los sesenta, su militancia en la izquierda en los setenta, su pluma en ‘Contraescape’, su oficialismo como director de ‘El Tiempo’ y su relación con el hermano-presidente.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1902

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.