Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/7/1991 12:00:00 AM

EL SEGUNDO MILAGRO

Cinco años después de sobrevivIr a un terrible atentado, Navarro se constituye en la primera fuerza electoral del país.

EL SEGUNDO MILAGRO, Sección Especiales, edición 449, Jan  7 1991 EL SEGUNDO MILAGRO
Nadie se imaginó hace cinco años, seis meses y veinte días, que ese señor ensangrentado que parecía mas un cadaver que cualquier otra cosa, fuera a convertirse en la primera fuerza política individual de Colombia. Esa mañana del 23 de mayo de 1985, cuando Antonio Navarro Wolf se dio cita con Carlos Alonso Lucio y otros dirigentes del M-19 en una cafetería de Cali para discutir algun tema relacionado con el proceso de paz, del Presidente Betancur. era todavía un guerrillero. No bien entraba en calor la discusión, cuando una granada arrojada desde la puerta de la cafetería casi acaba con su vida. El atentado lo dejó sin su pierna izquierda y con esa dificultad en el habla a la cual ya se han acostumbrado todos los colombianos.
Del Hospital Evaristo García, de Cali, fue enviado a México y La Habana, desde donde jugó un papel fundamental en el proceso que condujo a la paz a principios de este año. Llegó a su posición actual como un sucesor más en la linea que le tocó levantar la bandera ensangrentada de sus predecesores.
Jaime Bateman, Iván Marino Ospina y Alvaro Fayad habían muerto en su ley. Carlos Pizarro Leon Gómez, moria en un audaz atentado en un avión en pleno vuelo, dejando a Navarro como su heredero político.
Pero más que a milagros, la actual posición política de Navarro se debió inicialmente a la solidaridad nacional que se generó con las muertes de Pizarro y Bernardo Jaramillo. Pero, si este fue el origen del arranque, su mantenimiento y su progreso se deben al manejo que le ha dado a la situación. Después del asesinato de Pizarro, fue el quien se encargó de que todo transcurriera en paz y de que la campaña política del M-19 siguiera adelante.
Esta ponderación le significó al M-19 en su primera medición de fuerzas 700 mil votos, que era a mayor votación alcanzada por la izquierda en la historia colombiana.
Nombrado ministro de Salud por el presidente Gaviria, realizó una gestión breve pero con mucho impacto de opinión, especialmente por destapar la olla podrida de Barranquilla. Una vez que anunció su retiro del ministerio y su candidatura a la Constituyente, Navarro tomó un vuelo inesperado. Las encuestas mostraban unos guarismos que aterraron al establecimiento. Se llegó a asegurar que podría tener la mitad de los constituyentes. A pesar de los embates del sistema, Navarro manejó su campaña con altura. Se defendió como un león de la arremetida de sus adversarios y quiza lo mas sobresaliente fue el equilibrio y la ponderación con que manejó algunas "papas calientes" que le aparecieron en el camino. La mas "caliente" de todas ellas fue el debate que surgió en torno a la solicitud de destitución del general Arias Cabrales por parte de la Procuraduría General de la Nación. En este caso, llegó incluso a proponer un indulto para los militares que habian defendido el Palacio de Justicia.
Fue habil tambien en el manejo de temas espinosos como el de la propiedad privada, el de los monopolios, el rechazo al camunismo y en sus críticas al "sindicalismo anquilosado". Incluso llegó a reunirse con empresarios coma Luis Carlos Sarmiento y Jimmy Mayer, quienes aparentemente salieron bien impresionados. Planteo como modelo de sociedad ideal las de Canadá España.
El resultado del domingo pasado lo consolida, sin duda, como aspirante presidencial serio para 1994. El M-19 fue el unico partido que creció en terminos reales al comparar sus resultados con los de las elecciones presidenciales. A Navarro le quedan por delante tres años en la política colombiana eso es mucho tiempo para hacer pronósticos. Tiene que sobrevivir la prueba máxima de la Constituyente, sin asustar al establecimiento, pero sin desencantar a sus seguidores. No se excluye el riesgo personal sobre su vida. Pero lo que sí es cierto es que de llegar Antonio Navarro a 1994 en condiciones políticas similares a la actuales, le pondrá mucho interés a la contienda presidencial. Seria la primer vez en que se enfrentan tres candidatos, uno liberal, uno canservador y un del M-19, con fuerzas relativamente parejas, donde una ventaja minima podria servirle a una minoria para llegar al solio de Bolívar. Queda por ver cuánta agua puede pasar por debajo del puente, pero lo que sí es un hecho es que la oportunidad del M-19 está estrechamente ligada con la suerte de Navarro. No deja de ser curioso que un movimiento que parecía siempre tener reemplazo para su jefe máximo, haya llegado a encontrar un caudillo, que sea quizás, el unico capaz de aglutinar tanta fuerza.
Con el nombre de Antonio Navarro parece repetirse el fenómeno del caudillismo que se ha vuelto tan complicado como factor aglutinador de fuerzas políticas en Colombia, pero que al mismo tiempo ha vuelto tan frágiles a los movimientos políticos que se centran en el nombre de una sola persona. Como lo demuestra el resultado del domingo pasado, tan solo un año después de la muerte de Galán, el Nuevo Liberalismo ha dejado de existir. El reto de Navarro es consolidar una fuerza de largo plazo, para evitar que al M-19 le pase lo mismo que al gaitanismo, al rojismo y al galanismo: haber sido flor de un día.

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.